AESCO alaba el esfuerzo de los comerciantes en el periodo de rebajas

Inicio de la temporada de rebajas de verano 2014

La asociación de empresarios de comercio salmantinos confía en que los descuentos, en ocasiones para vender en el límite del coste, se traduzcan en ventas que garanticen una liquidez muy necesaria para el sector en estos momentos, y que el volumen de venta sea al menos igual que el pasado año.

Emilio Checa, Secretario General de AESCO, ha dado a conocer las previsiones para este periodo de rebajas entre los comerciantes salmantinos, manteniendo que se espera tener las mismas cifras que se obtuvieron el año pasado, y más teniendo en cuenta que "venimos de una mala temporada, y en rebajas hay grandes descuentos. Los primeros días serán buenos, porque la gente ya tiene en mente las prendas que quieren comprar. Sin embargo, después será duro, debido a la capacidad de gasto de las familias, que es menor que antes".

 

Checa ha sostenido además que al haberse liberalizado el periodo de rebajas, los comerciantes tienen que hacer "verdaderos esfuerzos económicos para facilitar el consumo de las familias. Esto no quiere decir que vaya a haber éxito, puesto que si la oferta supera a la demanda, y por ello no hay un punto de equilibrio, pierden tanto los oferentes como los consumidores. Osea que hay un deseo de venta, pero al mismo tiempo se tiene muy en cuenta la situación real".

 

Del mismo modo, desde AESCO se recuerda la necesidad de que las administraciones regional y estatal se impliquen en el apoyo a este sector, muy perjudicado en los últimos años por el descenso del consumo, que en las últimas estadísticas refleja, además, que tanto la confianza del consumidor como el volumen de consumo han bajado de nuevo en Castilla y León en contra de la tendencia alcista de otras comunidades.

 

La falta de financiación para sostener la reducida liquidez del comercio salmantino es apuntada por AESCO como otro de los puntos clave para la necesaria mejora de los índices de consumo, "pero esta es una situación que no se está trasladando a los empresarios, el flujo financiero sigue cortado y las rebajas son una oportunidad para conseguir liquidez de manera rápida con la que afrontar nuevas compras y mantenerse en la constante cuerda floja a la que se ven sometidos día a día los comerciantes", apuntan.