Acampada Salamanca protesta por la ordenanza municipal que limita el derecho de reunión y manifestación

Ha realizado una pegada de carteles informativa en la plaza de los Bandos sobre la jornada mundial del 15 de octubre

Acampada Salamanca (15M Salamanca) ha realizado esta tarde un acto de pegada reivindicativa de carteles en las vallas de la obra del futuro Centro de la Memoria Histórica en la Plaza de los Bandos.

El movimiento 15-M salmantino ha querido protestar simbólicamente de esta manera por la ordenanza municipal que limita el derecho constitucional de reunión y manifestación.

Además, Acampada Salamanca ha informado sobre la próxima jornada mundial del 15O (15 de octubre) 'United for a Global Change' en la que se pretende que haya manifestaciones en 71 países del mundo. En la capital charra será el día mundialmente elegido, a las 18 horas, en la plaza de los Bandos.

Esta tarde, los miembros de Acampada Salamanca han denunciado "la intolerable limitación del derecho de información y de manifestación que produce la ordenanza municipal del Ayuntamiento de Salamanca, que impide toda pegada de cartelería y reparto de octavillas en la vía pública. Esta ordenanza, al multar a las personas que quieren anunciar manifestaciones, pone en cuestión el derecho de reunión y manifestación", aseguran.

"Poner un cartel o repartir octavillas no es nada que resulte ilícito bajo nuestro punto de vista. Sólo es manifestar nuestro derecho de expresión y manifestación", comentaba durante la pegada de carteles en la plaza de los Bandos Olalla del Amo.

En segundo lugar, desde el movimiento nacido del 15-M aseguran que la jornada del 15O pretende busca unir fuerzas "por un cambio profundo en la sociedad a nivel internacional".

Desde el blog de Acampada Salamanca se ofrecen siete razones para acudir al 15O, que son:

1. Porque no me resigno a que de esta crisis sólo podamos salir agachando la cabeza, apretando los dientes y renunciando a lo que tantos años costó construir.

2. Porque no fueron ni los trabajadores ni los parados ni los profesores ni sus alumnos ni los médicos ni sus pacientes ni los pensionistas ni nuestros hijos quienes hundieron la economía. Pero sí son ellos, somos nosotros, los únicos que lo vamos a pagar.

3. Porque quiero un modelo fiscal donde cada cual aporte según su capacidad y cada cual reciba según su necesidad. Porque exijo ese “sistema tributario justo, inspirado en los principios de igualdad y progresividad” que me prometió el artículo 31 de la Constitución.

4. Porque la Constitución también me dijo que “la soberanía nacional reside en el pueblo español”, no en el Banco Central Europeo o en Wall Street.

5. Porque si hay dinero público suficiente para volver a rescatar a los bancos, a las cajas o a sus millonarios directivos, también debería haberlo para ayudar a esas familias hipotecadas que lo pierden todo porque no pueden pagar.

6. Porque las desigualdades económicas aumentan y me niego a que sea la eficacia, sin la equidad, el único patrón para medir el éxito de una sociedad.

7. Porque tal vez no sirva de nada. Porque tal vez nada vaya cambiar. Porque puede que sólo nos quede la protesta y la palabra. Pero lo que seguro que será completamente inútil es quedarse en casa y esperar sentado a que todo se solucione sin más.

Por estos siete motivos, y otros cuantos muchos más, este sábado 15 de octubre estaré en la calle para pedir al mundo un cambio global. Un cambio a mejor.

www.15october.net