Acampada Salamanca convoca una protesta ante la sede del PP

La acampada del 15-M en un acto de protesta en Valladolid

Será a las 20 horas y tiene como objetivo señalar "la corrupción de políticos, altas esferas de poder y élites financieras, así como el preocupante déficit democrático", como ellos señalan.

Hoy jueves tendrá lugar una acción de protesta frente a sedes del PP y edificios gubernamentales de diversas ciudades del país, entre ellas Salamanca. Acampada Salamanca ha convocado la protesta a las 20 horas en la calle Echegaray, 9, junto al Mercado San Juan.

 

Las concentraciones están convocadas "por personas que participan en colectivos surgidos antes, durante y después del 15 de mayo de 2011 y pretenden señalar la corrupción de altos cargos políticos y élites financieras y empresariales, la inexistencia de una verdadera democracia y la consiguiente pérdida de derechos de la inmensa mayoría de la sociedad", como ellos mismos aseguran desde sus páginas web.

 
La convocatoria, nacida una vez más en las redes sociales, se define como "independiente de partidos o sindicatos, está abierta a la adhesión de personas y colectivos (mareas, asociaciones vecinales, asambleas…)".
 
La protesta pretende poner de manifiesto "la gravedad de una situación endémica en el actual régimen político y económico, que vulnera sistemáticamente los principios elementales de la democracia mientras recorta derechos colectivos y prestaciones públicas. Paralelamente, van saliendo a la luz las conexiones evidentes entre las donaciones de empresas y concesiones públicas o decisiones políticas que les benefician. La falta de ética de los poderes públicos ante el incumplimiento de sus compromisos y la utilización de su estatus en beneficio propio, sin que exista posibilidad de exigir responsabilidades ante esas actividades, está claramente conectada con una élite empresarial que los financia y con la que están en total connivencia", como afirman los convocantes.
 
 
"La solución debe pasar por la convergencia en un proceso verdaderamente democrático y transparente, donde los protagonistas no sean los poderes económicos, sino las personas y el respeto a los Derechos Humanos y a una vida digna. Desde esta premisa, no es suficiente con un cambio superficial o una nueva alternancia dentro del bipartidismo, totalmente insertado en las dinámicas de corrupción. La solución tampoco pasa por un gobierno de tecnócratas impuesto por el FMI, el Banco Mundial o la Comisión Europea. Es necesario un proceso constituyente con la participación de toda la sociedad para construir desde abajo un sistema democrático, con representantes políticos sometidos a un verdadero control y revocación ciudadana cuando incumplan sus compromisos; es la única salida para que los intereses partidistas no se sitúen por encima del bienestar de todas las personas", aseguran.
 

Por todo ello, invitan a la ciudadanía a salir de nuevo a la calle "para señalar a la mafia que nos gobierna, exigir su dimisión inmediata y la apertura de un proceso constituyente para reiniciar la democracia desde abajo".