Abucheos a Fernández Mañueco en el estreno de los nuevos autobúses

Grupo de personas protestando en el acto de presentación de los nuevos buses.

Una protesta por el reciente despido de una conductora del bus urbano protagoniza la presentación de los siete nuevos vehículos adquiridos, de los que seis están pagados por el Ayuntamiento.

Lo que se presumía un plácido acto protocolario, la foto de rigor a los nuevos vehículos del servicio del bus urbano, se ha convertido en una de las comparecencias más incómodas de los últimos tiempos para el alcalde de Salamanca. El motivo, que Fernández Mañueco ha estado acompañado por un ruidoso grupo de trabajadores de la CGT que protestaban por el despido improcedente de una conductora de la empresa concesionaria del bus. Una protesta en la que 25 personas se han mantenido firmes ante las autoridades locales, representantes de la empresa, invitados y medios de comunicación.

 

Todo estaba preparado en la plaza de la Concordia para una ocasión de lucimiento fácil, una de esas fotos que tanto gustan a políticos y medios, pero el plan ha cambiado con la presencia de este grupo. Con los siete autocares aparcados frente a El Corte Inglés, custodiados por varios trabajadores, Fernández Mañueco se ha encontrado con la compañía de unas 25 personas que protestaban por el despido de una trabajadora. El caso salió a la luz hace unas semanas cuando CGT desveló que la empresa concesionaria había despedido a una trabajadora, aseguran, por motivos ideológicos. El despido, que fue declarado improcedente, va contra el pacto por el empleo que el propio alcalde firmó con las empresas concesionarias.

 

El concejal de tráfico, el alcalde y un representante de la empresa del bus urbano.

 

 

Al grito de "caja b, caja b, caja b", "más empleo, menos pasteleo", "despido improcedente, alcalde incompetente" o "menos mamoneo, más empleo" los compañeros de la conductora despedida han 'amenizado' la cita. Entre sus demandas, la readmisión de la trabajadora afectada, algo a lo que tiene derecho al ser declarado improcedente el despido, aunque la empresa puede optar por la indemnización. Ni los sindicatos ni la oposición entienden que la empresa pueda alegar causas económicas en un despido cuando tiene subvencionado el déficit de explotación o puede invertir en un nuevo autobús, ya que uno de los siete presentados lo sufraga la empresa.

 

En total, la inversión es de 1,5 millones de euros y avanzan las próxima mejoras en el bus urbano: wifi gratis en los vehículos y una aplicación móvil para conocer en todo momento dónde está el bus que esperamos. También se incorporará pronto un aviso acústico y luminoso de paradas. Los siete nuevos vehículos, de 12 metros de longitud, incorporan importantes novedades respecto a los anteriores como una silla portabebés, rampa manual de emergencia, para asegurar la accesibilidad de las personas usuarias de sillas de ruedas, y cámara trasera de marcha atrás, para mejorar la seguridad de estas maniobras. También tienen el suelo bajo para facilitar el acceso.