A la espera del ‘clásico’

SIN XABI ALONSO. E lReal Madrid echó en falta al centrocampista vasco, pero logró su duodécima victoria consecutiva, con goles de Cristiano e Higuaín.
EFE / SANTANDER

El peor equipo de la Liga en casa se medía a un Real Madrid que llegaba a Santander obligado a ganar para mantenerse como líder, a una semana del esperado duelo ante el Barcelona, en un partido en el que la atención también se centraba en ver al joven Sergio Canales frente a los jugadores que el próximo año serán sus compañeros. Alicientes más que suficientes para que El Sardinero registrara su primer lleno del año.

Pellegrini apostó por sacar de salida al central Metzelder, desaparecido desde el varapalo ante el Alcorcón –por las molestias musculares de Garay–, y por situar en el centro del campo a Mahamadou Diarra en detrimento de Lass; mientras que Portugal se mantenía fiel a su 4-4-2 cubriendo con Moratón la importante baja del central Henrique.

Antes de que se cumplieran los dos primeros minutos, el Real Madrid ya dispuso de dos ocasiones. La primera en un balón en profundidad que controló Higuaín ganando la espalda a Christian, pero el defensa cántabro reaccionó bien ante el recorte del argentino; y, la segunda en un saque de falta de Granero, que tocó en Diop para que Coltorti se luciera a una mano.

Aunque el Racing esperaba replegado al Madrid, también tuvo sus opciones por el descaro de Sergio Canales, que forzó una falta en el semicírculo del área y poco después habilitó a Tchité para un contraataque que desbarató al borde del área Casillas, quedado el rechace a pies del propio Canales, que chutó ligeramente desviado.

Un mal entendimiento entre Pinillos y Arana fue aprovechado por Cristiano Ronaldo para irse en carrera e internarse en área, donde recortó a Moratón incurriendo éste en un claro penalti que materializó en gol el delantero portugués.

Con el marcador en contra el Racing adelantó sus líneas y el Madrid dispuso de más espacios, aunque adoleció de falta de creación en el centro del campo por la escasa aportación de Diarra que obligaba a un mayor desgaste de Gago.

Poco fútbol se pudo ver durante una primera parte en la que, al margen de algunos destellos de Cristiano Ronaldo, el juego del Real Madrid fue bastante ramplón, al igual que el del Racing.

Las cosas siguieron por los mismos derroteros en el arranque de la segunda parte, lo que pudo aprovechar el Racing para empatar con una contra de Tchité, ante la que reaccionó bien Casillas; y Pinillos con un remate de cabeza que no encontró puerta.

Para desatascar el partido Pellegrini dio entrada a Guti, en sustitución de Granero, dando la réplica Portugal haciendo otro tanto con Bolado y Serrano, en lugar de Tchité y Munitis, respectivamente. Guti cogió la manija y aumentó la posesión del Real Madrid, pero sin concretarla en jugadas de peligro hasta que centró en profundidad hacia Higuaín, que salió al límite del fuera de juego, para batir a Coltorti con un tiro raso, ajustado a la base del poste.