A juicio, tres miembros de una misma familia por vender droga en su vivienda

Mañana. El Ministerio Público solicita una pena conjunta de 18 años de cárcel ya que en el domicilio se encontraron bolsas de cocaína y hachís
E.G.

Tres miembros de una misma familia (una mujer, su hija y sobrina) se enfrentan mañana a una pena conjunta de 18 años de prisión acusadas de un delito de tráfico de drogas por vender presuntamente sustancias estupefacientes en su domicilio, ubicado en el barrio de Buenos Aires, según informaron fuentes cercanas al caso.

El Ministerio Público considera que las tres imputadas con iniciales M. M. B. L., de 42 años; su hija, F. S. B., de 26 años y la sobrina de la primera acusada, L. T. B. B., también de 26 años, actuaban de “mutuo acuerdo” y desde el mes de abril del pasado año se dedicaban presuntamente a vender droga a terceros utilizando supuestamente la vivienda donde residía M. M. B. L., y que frecuentaban las otras dos imputadas. Dicho domicilio está ubicado en la calle Villanueva de la Serena, en el barrio de Buenos Aires.

Los agentes de la Policía Nacional comenzaron a realizar labores de investigación y control en las inmediaciones del domicilio tras obtener informaciones acerca de la posibilidad de que los residentes de dicho inmueble se dedicaban a vender droga. Durante las labores de vigilancia, los agentes se percataron de que el edificio era frecuentado por numerosas personas.

El pasado día 17 de septiembre, la Policía Nacional registró el citado domicilio donde se incautó de cucharas, papel de aluminio, balanzas, así como otros utensilios que se emplean para la manipulación de las sustancias. En una cama de uno de los dormitorios del inmueble, los agentes hallaron diversas bolsas con droga, guardadas en una cesta.

La acusación pública valora la cocaína incautada en 22.822 euros y 401 euros el hachís.

Durante el registro de la vivienda, una de las imputadas con iniciales L. T. B. B., escondió un paquete en el bolsillo con 37 gramos de hachís. También descubrieron que M. B. B. L. tenía un ordenador que había sido sustraído.

Por estos hechos, la Fiscalía solicita una pena de diez años de cárcel para M. M. B. L. y para las otras dos imputadas, cuatro años de cárcel para cada una, acusadas de un delito de tráfico de drogas.

El juicio se celebra mañana en la Audiencia provincial, a partir de las 10.00 horas aunque según informaron fuentes cercanas al caso es muy probable que la Fiscalía y el abogado defensor lleguen a un acuerdo.