A juicio por poner los bienes a nombre de su pareja para no pagar 150.000 euros

Penal Dos. La Fiscalía solicita una pena conjunta de cinco años para los dos acusados de un delito de alzamiento de bienes. Acusación. Pide ocho años
E. G.

La Sala de lo Penal número Dos acoge esta mañana el juicio contra una pareja acusada de un delito de alzamiento de bienes. Presuntamente, uno de los imputados puso sus bienes al nombre de la segunda procesada, su pareja, para no hacer frente al pago de 150.000 euros que debía a un mayorista, según informaron a este periódico fuentes cercanas al caso.

Según el escrito de calificación del Ministerio Público, los hechos se produjeron entre los meses de julio y agosto de 2007, momento que uno de los acusados, un hombre cuya identidad responde a las iniciales J. B. M. L., contrajo presuntamente una deuda por el suministro de productos alimentarios con un mayorista. Dicho débito asciende a más de 150.000 euros, según las citadas fuentes.

Ante dicho impago, se procedió al embargo de algunas de sus propiedades, concretamente, dos de los locales de negocio que el acusado tenía en Salamanca. Antes del decomiso, presuntamente el encausado consciente del embargo, entre los meses de diciembre de 2007 y enero de 2008 transfirió sus bienes al nombre de la segunda acusada, su mujer, con iniciales E. V. H., evitando de esta manera el decomiso de sus pertenencias. Por estos hechos, el Ministerio Público solicita una pena de dos años y seis meses de cárcel para cada uno de los acusados, además de una multa que asciende a los 4.860 euros, acusados de un delito de alzamiento de bienes.

Mientras, la acusación particular eleva la pena a cuatro años de cárcel para cada uno, más el pago de una multa de 43.200 euros. El acusado J. B. M. L. estuvo en prisión bajo fianza por no presentarse a otro juicio que tenía pendiente, aunque está en libertad tras pagar la fianza. El juicio está previsto que se celebre esta mañana en la Sala de lo Penal Dos, en los Juzgados de Colón a partir de las 11.30 horas.

Suspensión de la vista oral
Por otra parte, el juicio previsto para la mañana de ayer contra un recluso, A. Z. por un delito de atentado a un funcionario de Topas se aplazó ante la incomparecencia de algunos testigos. El 2 de mayo 2007, cuando un funcionario se encontraba revisando la celda del acusado, éste presuntamente le agredió causándole hematomas en el hombro izquierdo y en brazos, por lo que se enfrenta a tres años de cárcel.