A juicio por agredir a su pareja embarazada a la que amenazó con una catana

En San Pedro de Rozados. El acusado presuntamente le propinó puñetazos en la cara, patadas en la zona abdominal y costal y la arrastró por los pelos
E.G.

La sala de vistas de los Juzgados de Colón acoge esta mañana el juicio contra un hombre acusado de un delito de lesiones con reincidencia al agredir a su pareja, que estaba embarazada de cuatro meses y otro delito de amenazas graves, ya que el imputado presuntamente llegó a ponerle a la víctima una catana en el cuello, según informaron fuentes cercanas al caso.

En concreto, los hechos por los cuales M. A. S. S. se sentará esta mañana en el banquillo de los acusados ocurrieron el 1 de marzo del pasado año en un domicilio de la localidad de San Pedro de Rozados. Según el escrito del Ministerio Público, ese día, el acusado salió de la vivienda que compartía con su pareja para hacer unas compras y a la vista de que tardaba demasiado, la mujer y víctima decidió llamarle por teléfono. Sin embargo, presuntamente, el imputado se enojó por la llamada recibida de su pareja y al regresar al domicilio “rompió enseres de la casa y propinó a su pareja puñetazos en la cara, patadas en la zona abdominal y costal”. Además, en un momento de la agresión, presuntamente agarró a la víctima por el pelo y la trató de sacar a la calle, una pretensión frustrada por dos vecinos que salieron a socorrer a la víctima. Precisamente, tras conseguir separar al agresor se llevaron a la contusionada a su casa.

Acto seguido, según el relato de la Fiscalía, el imputado presuntamente acudió al domicilio de los vecinos con una catana, con la que amenazó a la víctima colocándosela a la altura del cuello. En ese momento, una de las vecinas trató de quitársela resultando herida con un corte en la mano. Finalmente, el agresor consiguió llevarse a su pareja al domicilio que compartían.

Mientras, llegaron al edificio agentes de la Guardia Civil, que no pudieron detener en ese momento al presunto agresor al salir éste huyendo por la ventana. Finalmente, fue apresado el 4 de marzo, a las 22.00 horas en un establecimiento ubicado en la calle del Banzo en Salamanca. Los agentes hallaron en su domicilio tres catanas y una navaja.

Por su parte, tras la agresión la víctima presentaba hematomas en los dos ojos, erosiones en el tórax, abdomen y cuello y un hematoma en el labio. Además, precisó una revisión médica ya que en ese momento se encontraba embarazada de cuatro meses. Por su parte, el agresor estuvo en prisión preventiva tras prestar declaración por la presunta agresión. Por estos hechos, el Ministerio Público solicita una pena de dos años y seis meses de prisión (un año por un delito de lesiones con reincidencia y un año y medio por las amenazas graves, con el agravante de parentesco). Además, solicita cuatro años y medio de alejamiento de la víctima.