A juicio los 17 detenidos en el ‘macrobotellón’ de marzo de 2006

Calificación. El Ministerio Público solicita una pena conjunta para los implicados de 44 años de cárcel.
E. G.

Tras casi cinco años, el próximo mes de marzo, en la Sala de lo Penal número Dos se sentarán en el banquillo de los acusados los 17 detenidos en el macrobotellón celebrado en marzo de 2006. Durante esa noche la capital se convirtió en un auténtico campo de combate, donde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tuvieron que actuar para disolver a los miles de jóvenes que se dieron cita en la calle para consumir bebidas alcohólicas.

Según el escrito de calificación del Ministerio Público, al que ha tenido acceso este periódico, los 17 imputados por estos hechos, acusados de delitos de desorden público, de resistencia o delito de atentado se enfrentarán a una pena conjunta de 44 años y cinco meses de cárcel, además del pago de multas y de indemnizaciones por causar lesiones a agentes y por los desperfectos causados en el mobiliario urbano.

Los hechos ocurrieron durante la madrugada del día 18 de marzo de 2006. Al tener conocimiento de la celebración de un macrobotellón en distintos lugares de la ciudad, la Policía Local y Nacional organizaron un dispositivo de prevención. Los conflictos comenzaron sobre las 2.20 horas, en la plaza de San Justo, donde se encontraban un grupo de jóvenes que estaban consumiendo bebidas alcohólicas e impedían las labores del servicio de limpieza, según el escrito de calificación de la Fiscalía. Se acercaron al lugar varios efectivos y nada más entrar en la plaza comenzaron los congregantes –unas 500 personas– a increparles con gritos, insultos y amenazas.

En esta misma plaza, en torno a las 2.45 horas, se congregaron entre 1.500 y 2.000 jóvenes que habían incendiado contenedores y los colocaron en mitad de la calzada. En el lugar, los congregados lanzaron piedras, botellas y otros objetos contundentes, tanto señales de tráfico como papeleras y barras de hierro hacia los agentes, por lo que éstos tuvieron que realizar varias cargas para evitar ser agredidos y para dispersar a los alborotadores.

En la Gran Vía, en la calle Consuelo, Crespo Rascón, en la Plaza Mayor, plaza de Los Bandos, calle Toro, plaza del Corrillo y plaza del Ángel también se registraron incidentes relacionados con la congregación de jóvenes, que quedaron a través de los sms, por teléfono y de boca en boca.

Entre las 4.30 y las 5.00 horas los agentes se trasladaron a la plaza del Peso donde 40 jóvenes comenzaron a arrojarles botellas, piedras y otros objetos, por lo que los efectivos tuvieron que cargar contra ellos con material antidisturbios. A las 4.40 horas tuvieron que volver a la plaza San Justo debido al fuego causado por los jóvenes. La barricada descontrolada culminó con siete policías y un bombero heridos; una decena de jóvenes atendidos, un centenar de contenedores quemados y decenas de bares desalojados. Entre los 17 detenidos, quienes destacaban como líderes, se encuentran salmantinos, palentinos, extremeños, gallegos y hasta extranjeros. La mayoría –salvo dos imputados a los aque le piden 18 meses de prisión– se enfrentan a penas de entre dos y tres años de cárcel. La responsabilidad civil que deberán abonar los imputados asciende a 29.524,32 euros. De dicha cuantía, al Ayuntamiento, le deberán indemnizar con 25.566,31 euros.