A juicio, dos mujeres acusadas de esconder droga en una faja

Audiencia. La Fiscalía solicita para cada una de las imputadas once años de prisión y el pago de 326.176 euros. Febrero de 2009. Una de las mujeres viajó con 2,3 kilos de cocaína desde Bogotá
E. G.

La Audiencia provincial acoge esta mañana el juicio contra dos mujeres acusadas de introducir presuntamente en el país cocaína escondida en una faja.

Los hechos ocurrieron el 24 de febrero del pasado año. A raíz de las intervenciones telefónicas, los agentes comprobaron que una de las imputadas, residentes en Salamanca, A. P. V. B., había contactado con personas colombianas para adquirir la droga.

Tras tiempo de investigación, la Policía Nacional averiguó que se iba a producir un intercambio de cocaína, procedente de Colombia, en el aeropuerto de Barajas, por lo que ese día se montó un dispositivo policial. Los agentes siguieron a una de las acusadas A. P. V. B., que se dirigió desde su domicilio en el barrio Garrido junto con un varón de 22 años, cuya identidad responde a las iniciales C. D. T. V., hacia el aeropuerto de Barajas, sin tener conocimiento de que eran seguidos por funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía.

Una vez en el aeropuerto, esperaron la llegada de la otra imputada, con iniciales S. P. I. –la única que reconoció en su declaración en el Juzgado de Guardia su participación en los hechos– que procedía de un vuelo con origen Bogotá.

En ese momento, en torno a las 15.00 horas del 24 de febrero del pasado año, con la colaboración de los agentes que se encontraban en las dependencias aeroportuarias, los agentes procedieron a la identificación de los tres sospechosos y al pertinente registro. Entonces, se comprobó que la mujer que venía en el vuelo en calidad de turista llevaba en el interior de su ropa 2.342 gramos de cocaína de “mucha pureza”, según informó en su momento el subdelegado del Gobierno, quien señaló que la Policía sospechaba que dicha sustancia era “mayoritariamente” para su posterior venta en Salamanca y otras provincias limítrofes y que podría alcanzar unas 25.000 dosis con un valor en el mercado ilícito que asciende a 365.250 euros.

La droga se encontraba escondida en una faja pegada al cuerpo que transportaba la imputada procedente de Bogotá. Además de la sustancia, los arrestados contaban en su poder con varios móviles y la mujer, que venía en el vuelo, disponía en efectivo de unos 400.000 pesos colombianos, que al cambio de moneda son menos de 150 euros.

Tras las detenciones, en el Juzgado de Guardia, una de las acusadas, vecina de Salamanca y sin antecedentes, no reconoció ningún tipo de participación en la trama de tráfico de drogas. También declaró que desconocía lo que llevaba la persona con la que se encontraron en el aeropuerto” y que “no tiene ningún tipo de relación con redes de tráfico de drogas”.

Por estos hechos, el Ministerio Público solicita para cada una de las imputadas once años de prisión, además del pago de una indemnización de 326.176 euros. El juicio se celebra esta mañana a las 10.00 horas en la Audiencia provincial y continuará también mañana.