A disposición judicial los tres jóvenes detenidos por un presunto delito de robo con violencia e intimidación

Efectos incautados a los tres jóvenes peñarandinos

Los tres jóvenes peñarandinos detenidos en la tarde-noche del domingo pasaron hoy a disposición judicial tras pasar la noche en la cárcel de Topas en prisión preventiva

Los tres jóvenes, dos varones de 21 años residentes en Peñaranda de Bracamonte, y otro de 22 años, residente en Salamanca, acusados de un delito de robo con violencia e intimidación, pasando hoy a disposición del Juzgado de instrucción de la localidad junto a las diligencias instruidas, tras haber estado ingresados en el centro penitenciario de Topas ene régimen de prisión preventiva. 

 

Los tres jóvenes fueron detenidos ayer en Peñaranda de Bracamonte después de que se recibiera en torno a las siete de la tarde una llamada en la central de la COC de la Guardia Civil de Salamanca, tras el aviso del 112 de dos personas que informaban que acaban de ser avezados con armas blancas en la calle Severo Ochoa de la ciudad peñarandina. 

 

Se estableció de forma inmediata un dispositivo en la localidad para auxiliar a los acertantes y localizar a los posibles autores, informando las víctimas que los asaltantes eran tres varones jóvenes, que les habían amenazados con un machete de grandes dimensiones y una pistola que llegaron a disparar para sustraerles un teléfono móvil. 

 

Los sospechosos pudieron ser localizados minutos después en el interior de un turismo estacionado en la Avenida Salamanca de la localidad, debiendo ser interceptados por Guardias Civiles del Puesto de Peñaranda de Bracamonte al intentar emprender la marcha del lugar y evitar la actuación policial.

 

Tras el registro del vehículo y los efectos que portaban los ocupantes del vehículo, fueron localizados seis dosis de hachís, una navaja tipo abanico, un machete de color negro de 35 centímetros de longitud, una pistola de fogueo de 9 milímetros contiendo tres cartuchos en el cargador, una porra casera de hierro revestida de goma de 45 centímetros de longitud, y oculto en el vehículo el teléfono móvil sustraído a una de las víctimas.

Noticias relacionadas