A Berlín si Múnich no cierra la frontera

Messi, en gran momento llega a Munich

El Barça busca su tercera final en siete años y luchar por la quinta 'Champions'.

 

POSIBLES ALINEACIONES.

BAYERN DE MÚNICH: Neuer; Rafinha, Dante, Boateng, Bernat; Javi Martínez, Xabi Alonso; Müller, Thiago, Götze; y Lewandowski.

FC BARCELONA: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Suárez y Neymar.

ÁRBITRO: Mark Clattenburg (ING).

ESTADIO: Allianz Arena.

HORA: 20.45 horas/La 1 y TV3.

El FC Barcelona visita este martes al Bayern de Múnich en el Allianz Arena --20.45 horas/La 1 y TV3-- en el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones con el trabajo medio hecho y un buen colchón gracias al 3-0 logrado en la ida en el Camp Nou, si bien el camino a la final de Berlín pasa por no sucumbir ante los bávaros, quienes ya han demostrado ser capaces de lograr grandes remontadas en su fortín.

Los últimos minutos del Barça en la ida fueron un festín para los blaugranas, gracias al doblete de un Leo Messi vestido de genio y a la puntilla de Neymar justo al final del choque. Para el Bayern comportaron un suplicio y ver que el buen trabajo táctico realizado hasta el momento se les echaba a perder, como buena parte de las opciones de estar en la final.

Sin duda, el Barça tiene más cerca estar en Berlín pero no deben fiarse, pues Múnich puede cerrar la frontera. Los blaugranas saben lo que es perder en el Allianz Arena y además saliendo duramente noqueados, pues sin ir más lejos en las semifinales de 2013 cayeron por un contundente 4-0 que, ahora, haría inscribir el nombre del Bayern en el billete para ir a la lucha por el título.

Y es que el estadio del Bayern es un plus para los de Guardiola. En esta temporada han ganado los cinco partidos disputados, los tres de la fase de grupos y los de los octavos y cuartos de final, con un balance de goles de 19-1. Además, en los últimos tres partidos de Liga de Campeones en casa, el Bayern consiguió unos resultados que le permitirían remontar esta eliminatoria: 3-0 ante el CSKA de Moscú, 7-0 ante el Shakhtar Donetsk y 6-1 contra el Oporto.

El Barça, no obstante, se mostró muy superior en la ida y a buen seguro tiene la lección aprendida tras aquel 4-0. Además de estar en buena racha, pues tampoco fallaron este fin de semana ante la Real Sociedad (2-0) para seguir por la senda del triunfo y casi sellar la Liga BBVA, nunca han sido eliminados de una competición europea tras una victoria en la ida por tres goles de diferencia o más.

Además los catalanes están invictos en sus últimos 14 partidos oficiales fuera de casa, donde han sumado 13 victorias y un empate. La última derrota fue hace más de cuatro meses, en Anoeta (1-0), en toda una vuelta de la Liga, estando también invictos en Copa y en Europa. Y, de hacer bueno el resultado de la ida, ya estarían su segunda final de la temporada, pues ya hace tiempo que lograron el billete para la final copera.

DE NUEVO SIN ROBBEN, RIBERY NI ALABA

Ese triple que está en el horizonte ya se logró en Barcelona a las órdenes de Pep Guardiola. Ahora, el técnico de Santpedor defiende los intereses de su Bayern e intentará la remontada en base al control, al juego que ha instaurado en Múnich que les ha llevado a ganar dos Bundesligas como torneos más importantes y a jugar "con cabeza".

Guardiola no quiere prisas, no quiere atacar en tromba, no quiere, en definitiva, romper el partido. En la previa aseguró que su exequipo se ha convertido de la mano de su amigo Luis Enrique Martínez en el mejor a la contra, letal corriendo rápido y pillando desarmada a la defensa rival. Se vio en la ida, pues el 3-0 llegó cuando el Bayern estiró líneas. Y con Messi, letal en ese primer asalto, el rapidísimo Neymar y Luis Suárez, el Barça tiene armas de sobra arriba. En los locales, siguen doliendo las bajas de Ribery, Robben, Alaba y Badstuber.

Si el Bayern no cuida la defensa, un gol de los blaugrana podría ser letal. Es cierto que los alemanes han volteado la eliminatoria contra el Oporto tras perder 3-1 en la ida en el Estadio do Dragao, pero el propio Guardiola aseguró que no se puede comparar con este gran reto que tienen por delante. Seguirá teniendo las mismas bajas de importancia, pero irán con lo puesto a morir hasta el final en busca de una remontada que sería, por el escenario, histórica.

Aunque el Barça no irá a pasearse a Múnich. El global de 7-0 de la semifinal de 2013 todavía escuece en Barcelona y los jugadores, que tienen el hambre de títulos al límite del desborde, como en aquel exitoso 2009 de la era Guardiola, quieren ganar. No se conforman con pasar, sino que irán a por el triunfo y a desplegar el juego que tan buen resultado les dio en la ida. Sería la quinta derrota consecutiva para el Bayern entre todas las competiciones, y el adiós a esta 'Champions'.

De convertirse en realidad esta hipótesis, de pasar el FC Barcelona, la de Berlín sería la tercera final de Liga de Campeones de las últimas siete temporadas para el Barça. En ella lucharían por su quinta 'Champions', también la tercera en estos siete últimos años, un objetivo que parecen tener bien claro los blaugranas, que llegan a Múnich sin bajas y dispuestos a que no se les cierre el paso a Berlín en una ciudad bávara que está a 590 kilómetros de ese hito.


 

Noticias relacionadas