“Es duro ver cómo en lugar de dejar tú el fútbol es el fútbol el que te abandona a ti”

Varios jugadores de la plantilla y el cuerpo tĂŠcnico analizan la situaciĂłn del club y su futuro

La crisis arrasa con todo y el mundo del fĂştbol no es ajeno a estas dificultades; de hecho, los clubes modestos son algunos de los paganos que ven como su modo de vida se termina ante la falta de inversiones o ayudas de las instituciones pĂşblicas.

Varios jugadores de la plantilla y del cuerpo técnico hacen una valoración de una situación que les ha pillado por sorpresa aunque sabían que la situación no iba bien, pero nunca esperaban un final como éste. “Es muy duro ver cómo en lugar de dejar tú el fútbol es el fútbol el que te abandona a ti”, señalaban varios jugadores.

De hecho, uno de ellos, el salmantino Álvaro Tejedor no podía ocultar su preocupación porque “al final, los únicos perjudicados somos nosotros, ya que ahora a ver cómo nos buscamos la vida para encontrar un hueco con las plantillas cerradas. Un año sin jugar no podemos estar porque nos lleva a dejar el fútbol de manera definitiva”.

David Montero, otro salmantino en las filas del Guijuelo piensa igual ya que notaban “algo raro. Tanto tiempo sin fichar a nadie cuando lo necesitábamos y ver que el tiempo pasaba no nos daba buena 'espina' pero está claro que nunca esperas algo así. Es muy duro porque el sueldo nos da para vivir cada mes, nada más”.

La incertidumbre de los futbolistas es el sentimiento predominante a la espera de nuevos acontecimientos. Así, el jugador con más calidad de la plantilla, José Romero, señala que ha sido “un palo muy gordo esta noticia y cuando nos la comunicó Jorge nos sorprendió mucho y a ver qué pasa ahora con el cumplimiento de los contratos”. En cuanto a posibles ofertas, Romero ha puesto todo en manos de su representante y “de momento no sé nada, pero es complicado coger algo bueno porque ya es muy tarde”.

Uno de los veteranos y pesos pesados, Chema, ve la situación con la distancia que le permite estar al final de su carrera “porque si no hay nada me retiro y ya está, pero estamos intentando buscar una solución porque hay gente que lo está pasando muy mal y porque los contratos están para cumplirlos. La noticia nos pilló por sorpresa y ahora hay que esperar a ver qué ocurre con la AFE. Pero la verdad es que mejor ahora que no después porque competir sin cobrar se haría durísimo”, reconoce el veterano centrocampista.

Sito, resignado
Por su parte, el capitán de la nave verdiblanca se muestra sereno pero con la preocupación de ver cómo puede pasar un año en blanco, “porque si los jugadores lo tienen complicado, imagínate los entrenadores. Estamos a la espera de que se haga oficial y de poder saber qué va a ocurrir con exactitud con los contratos que me imagino que tendrá que cumplirse y abonarse en su totalidad, pero aún estamos a la espera”.

Sito reconoce que los chicos “están mal porque hay gente que ha venido rechazando otras ofertas pero el fútbol es así y no es ajeno a las dificultades económicas”, señala.

A la espera de una respuesta de la AFE
Por ello, la situaciĂłn de incertidumbre es tal que la plantilla y el cuerpo tĂŠcnico estĂĄn a la espera de la reuniĂłn que mantiene hoy la AsociaciĂłn de Futbolistas EspaĂąoles (AFE) con la FederaciĂłn EspaĂąola, con el objeto de aclarar quĂŠ pasa con los contratos de unos futbolistas que ya quedan libres para fichar por cualquier equipo hasta el 30 de septiembre, tarea que no es sencilla.

Con total seguridad, la plantilla conocerĂĄ entre el miĂŠrcoles y el jueves los pasos a seguir y si serĂĄn el aval del equipo y el Fogasa los que paguen la deuda o serĂĄ la AFE la que se haga cargo de la totalidad de los contratos.

No obstante, y pese a que la mayorĂ­a de las plantillas estĂĄ cerradas, equipo como el Zamora o el Oviedo, asĂ­ como otros equipo de Segunda B estĂĄn pendientes de jugadores de la plantilla del Guijuelo, a los que la UDS tampoco pierde de vista por un hipotĂŠtico fichaje.

Lo cierto es que el drama ha tocado de cerca a Salamanca y se ha llevado por delante a un equipo que el aĂąo pasado estuvo a punto de jugar el play off de ascenso a Segunda DivisiĂłn y que ahora ha probado la cara mĂĄs amarga del fĂştbol con su desapariciĂłn.