927 kilogramos… de récord

Un toro de los hermanos Sánchez Sierra batió el récord de un animal en canal en el matadero Asocarsa el pasado viernes
Un ejemplar de charolés perteneciente a los hermanos Silvestre y Modesto Sánchez Sierra ha batido un récord en el matadero salmantino de Asocarsa, situado en la carretera de Vitugudino. En concreto, el toro, que pesaba 1.420 kilogramos antes de entrar al matadero, tuvo un peso en canal de 927 kilogramos, algo nunca visto en esta sala de despiece.

Se trata de un ejemplar de seis años de edad de una ganadería vizcaína que fue adquirido en una subasta de la Feria Agropecuario de Salamanca hace cinco años “y que ha dejado una descendencia en forma de animales de mucha calidad porque ha sido muy válido como semental”, señala Ángel Silvestre Vicente, sobrino de los hermanos Sánchez Sierra y encargado de la explotación en la localidad de Aldearrodrigo.

Además, la carne de esta cabeza de ganado ya tiene destino, y no es otro que los restaurantes que Silvestre Sánchez Sierra posee en Barcelona, que al igual que hace con otros productos, los lleva de su tierra natal, Salamanca, con el objeto de degustar las mejores materias primas.

El animal gozaba además de una gran calidad genética y “ha prestado servicio como semental con animales de muy buena categoría”, señala Ángel Silvestre Vicente.

Por tanto, el matadero salmantino de Asocarsa nunca había contado con un animal que en canal, es decir, destinado al consumo que está abierto y sin órganos internos, sin cabeza y sin extremidades, estableciendo un nuevo récord, sin duda, difícil de superar.