90 MINUTOS DE CHARLA, 90 DE CANA

 
TERESA SÁNCHEZ
Mañana larga y atípica en las instalaciones del Helmántico con cerca de cuatro horas y media de trabajo para la plantilla y el cuerpo técnico de la UDS que se repartieron entre un análisis profundo de la situación y el entrenamiento habitual sobre el césped.

En principio estaba previsto que, como cada día, el plantel saltara a los campos a las 11 de la mañana pero no lo hicieron hasta pasadas las 12.25 horas después de pasarse casi 90 minutos encerrados en el vestuario donde el técnico organizó una charla para analizar los porqués de las seis derrotas consecutivas y también escuchar el punto de vista de sus futbolistas. Fue el técnico el que habló la mayor parte del tiempo tratando de hacer ver a sus jugadores los errores que se pueden haber cometido en las últimas semanas y que centró, principalmente, en la intensidad y en la pérdida de consistencia que ha habido en los planteamientos defensivos. Eso que identificó al equipo en las primeras jornadas y que se ha ido perdiendo mientras se buscaba una mejora en el juego. Algunos futbolistas, principalmente los más veteranos también tomaron la palabra para tratar de infundir tranquilidad ante una situación que algunos ya han vivido en anteriores temporadas tanto en el Salamanca como en otros equipos. La principal conclusión es que toca volver a rearmarse como bloque para tapar los errores individuales e incluso evitar esas acciones de uno contra el mundo.

Y después de la terapia de grupo tocó aplicar las máximas y las instrucciones sobre el terreno de juego, y la intensidad que Cano pidió a sus jugadores en el vestuario se vio reflejada en el césped. Rondos en los que todos se aplicaron, partidos en dimensiones reducidas con los futbolista divididos en tres equipos y, para finalizar, un circuito de fuerza y habilidad.