90 días para una operación, 30 para una consulta y 20 para las pruebas: así deberían ser las listas de espera

Clínico de Salamanca

El PSOE insiste a la Junta en que la única solución a las listas de espera es fijar una demora máxima: 90 días para una intervención quirúrgica y menos de un mes para la consulta con un especialista y para las pruebas diagnósticas.

El Grupo Parlamentario Socialista retomará en el próximo periodo de sesiones su iniciativa para fijar tiempos máximos de demora en las listas de espera quirúrgicas, diagnósticas y de consulta con un especialista para tratar de dar una solución al principal "punto más negro" de la sanidad de Castilla y León. Así lo ha anunciado la portavoz de Sanidad la portavoz de Sanidad en el Grupo Socialista, Mercedes Martín, quien, tras lamentar la falta de apoyo del PP a la toma en consideración de una proposición de ley del PSOE para garantizar esos tiempos máximos de demora, ha apelado una vez más al debate y al consenso para poder llegar a un acuerdo entre todos que a lo largo de la Legislatura fije en 90 días la espera máxima para una intervención quirúrgica, 30 para una consulta con un especialista y 20 para una prueba diagnóstica.

 

Martín ha lamentado la falta de respuesta de la Consejería de Sanidad ante lo que ha considerado un "problema de salud" para Castilla y León por unas demoras que se han llegado a triplicar desde el año 2011 por lo que ha reclamado "respuestas cuando la gente lo necesita" frente a los planes y los "montajes propagandísticos" del consejero, Antonio Sáez Aguado, al que ha advertido de que no tiene credibilidad.

 

Mercedes Martín ha cargado en concreto contra el IV Plan de Salud por ser un mero "cortapega" del tercero cuya evaluación está, además, en un cajón. La portavoz socialista de Sanidad ha cuestionado la falta de consenso y de participación de este cuarto plan sobre el que se ha hecho "mucho ruido" pero que carece de una financiación concreta. En su análisis de la situación de la sanidad de Castilla y León en el primer año de esta legislatura, Martín ha cuestionado también la "obsesión" de la Consejería por las unidades de gestión clínica que rechaza "tajantemente" el PSOE.

 

Del mismo modo, ha evidenciado la pérdida de calidad asistencial en los hospitales públicos por el cierre "de la A --de Ávila-- a la Z --de Zamora--" de camas en una medida "en principio estacional que se está convirtiendo en algo sistemático" y en un "aparcamiento inhumano" de enfermos en urgencias donde permanecen "hacinados" hasta 48 y 72 horas.

 

Mercedes Martín ha abogado por revertir todos los recortes que ha sufrido la sanidad pública de Castilla y León y por recuperar los recursos humanos que se han perdido por el camino, entre los que ha citado más de 300 médicos especialistas. A esto ha sumado la necesidad de un abordaje integral de la salud mental, a la que se ha referido como "la gran olvidada" de la Sanidad regional, y de la atención geriátrica, con especial atención a los cuidados paliativos en el medio rural. Finalmente, ha reclamado mejoras en el transporte de urgencias y de emergencias que está "olvidado" y mejoras en las urgencias rurales y hospitalarias.