9,676... o lo que se esconde detrás de cuatro cifras

Elena Alejo Alonso ha conseguido la mejor nota de la PAU en Salamanca con un 9,676 y en el colegio Santa Teresa de Jesús presumen, y mucho, de ello. No es para menos porque el futuro espera ya a una nueva doctora...

9,676. Quizá para muchos esta cifra no represente poco, nada o casi nada... se trata de un número más, eso sí, poco común. No obstante, estos cuatro números si tienen mucho valor para Elena Alejo Alonso porque esconden el esfuerzo y el trabajo de todo un año. Se trata de la nota de la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) o antigua selectividad, más alta de toda Salamanca (distritos de Zamora y Ávila incluidos).

 

"Siento satisfacción porque he trabajado mucho este año, aunque tengo que reconocer que tampoco me esperaba esta nota, ni mucho menos", señala la gran protagonista de esta prueba. ¿El secreto? "Preparar durante todo el año los exámenes y aprender los modelos de estos tests que hemos realizado durante todo el curso, y estudiar, claro", añade.

 

Y es que algo tiene que tener el agua cuando la bendicen porque cuando la peor nota de la prueba es un 9,2, es por algo. De hecho, el expediente de Elena Alejo marca un 9,6 en Biología, un 9,2 en Inglés, un 9,25 en Lengua, un 9,37 en Economía, un 9,3 en Historia y un 9,3 en Química. El colegio Santa Teresa de Jesús presume orgulloso de este reconocimiento.

 

Con este expediente, el futuro espera a una nueva doctora, ya que la Medicina le espera tras sacar una nota de corte de 13,456 cuando se demanda poco más de 11. "Creo que es una profesión que siempre necesita gente aunque las cosas estén como están y aunque nunca lo he tanido muy claro, pero es lo que me gusta", señala.

 

No obstante, el trabajo y el esfuerzo son la clave para conseguir ese resultado, "pero ahora casi todo el mundo aprueba porque no son exámenes excesivamente complicados y además los preparamos durante todo el curso y eso facilita mucho la labor. Lo peor son los nervios por ser la primera vez", comenta.

 

Felicitaciones y orgullo por parte de la familia que ya esperan a una futura doctora... paso a paso la facultad de Medicina espera, pero advierte de la preparación de los jóvenes. "Creo que cada vez están más preparados y muchas veces realizan trabajos con menor cualificación de la que tienen", concluye.