79 familias salmantinas piden ayuda a las administraciones ante el riesgo de desahucio

Milagros Marcos y Fernández Mañueco firman el protocolo (Foto:F.Rivas)

Se han contabilizado desde otoño de 2012. Salamanca se convierte en la primera ciudad adherida al programa de apoyo a familias en riesgo de desahucio de Castilla y León

Salamanca ha sido la primera ciudad de Castilla y León en adherirse al Programa Integral de Apoyo a las Familias en Riesgo de Desahucio, impulsado por la Junta y que ya ha servido para la atención a más de 1.100 personas en la Comunidad, 79 de ellas en la ciudad de Salamanca.

 

De ellas, según los datos aportados por la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, más del 52 por ciento de los casos ya se ha cerrado y “la mayoría” se ha resuelto antes del alzamiento de la vivienda.

 

No obstante, a pesar de que la responsable autonómica del área haya valorado la atención, ha mostrado la intención de seguir trabajando porque “un solo caso ya es un drama”.

 

Así lo ha señalado durante su visita a la Casa Consistorial de Salamanca, donde ha firmado el acuerdo de adhesión y de refuerzo de colaboración con el alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco, en un asunto de vivienda en el que ya han trabajado conjuntamente.

 

Hasta el momento, desde la puesta en marcha del servicio telefónico 012 para la atención a personas con dificultades de pagos hipotecarios, la Junta ha derivado 79 casos al Ayuntamiento de Salamanca.

 

En este sentido, el alcalde Fernández Mañueco ha incidido en la preocupación del equipo de Gobierno por apoyar a las familias de la ciudad que “lo están pasando mal” y, en cuanto a los problemas con la vivienda, ha destacado que el Ayuntamiento pondrá próximamente a disposición de los ciudadanos con esta problemática unas 20 viviendas para alquiler social, a las que se sumarán otras 27 en las próximas promociones de viviendas públicas municipales.

 

PROTOCOLO

 

El programa de la Junta al que se ha adherido Salamanca se desarrolla con el fin de prevenir la situación de riesgo de exclusión social de las familias afectadas por la crisis económica que, en algunos casos, afecta al impago de los créditos hipotecarios y a la pérdida de la vivienda habitual.

 

En el marco del citado programa, personal técnico del Ayuntamiento de Salamanca informará, asesorará, apoyará y valorará la situación de las familias en riesgo de insolvencia hipotecaria para que puedan seguir disponiendo de su vivienda.

 

El Ayuntamiento garantizará que la atención y la primera entrevista a las personas derivadas desde el teléfono 012 de la Junta de Castilla y León, al que deben llamar las personas que necesiten este servicio, se lleva a cabo en un plazo no superior al de una semana.

 

El objetivo, por lo tanto, es ofrecer asesoramiento a las familias que se encuentran en esa situación para elaborar una propuesta de viabilidad económica, así como interlocución bancaria con el fin de evitar el desahucio de su vivienda y facilitar el pago de la deuda.

 

 

SUSPENSIÓN PLUSVALÍAS Y AYUDAS

 

Por otra parte, el Ayuntamiento de Salamanca se ha comprometido a suspender cautelarmente las liquidaciones del Impuesto sobre el incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido popularmente como “la plusvalía”, a los sujetos pasivos en los casos de dación en pago y ejecución de vivienda única y habitual por los años, al menos, de 2013 y 2014.

 

Asimismo, mediante la firma de este convenio, se potenciará la dotación de recursos y prestaciones sociales para la atención a familias en situación de especial vulnerabilidad. En este sentido el Ayuntamiento de Salamanca agilizará la concesión de ayudas de urgente necesidad social o para alquiler de vivienda.

 

El objetivo es apoyar económicamente a las familias más vulnerables con el fin de facilitar su integración social, así como el acceso a una vivienda digna en régimen de alquiler.

 

En el año 2012, el Ayuntamiento de Salamanca destinó 505.723 euros, un 6,5 por ciento más que en 2011, en la tramitación de 804 expedientes en concepto de ayudas económicas para el pago del alquiler, y para atender situaciones de necesidad y extrema urgencia como son los gastos de alimentación y farmacia, según el alcalde. En lo que va de año se han tramitado 659 expedientes para esta finalidad, de los cuales un 40 por ciento (263) son para ayudas de alquiler.