5.000 euros de multa por un cerramiento de 10 metros en una ciudad llena de áticos, patios y terrazas ilegales

Expediente de propuesta de multa y fotos del cerramiento afectado.

El Ayuntamiento sanciona a un particular por la denuncia de un vecino mientras hace la vista gorda con miles de cerramientos irregulares que ni Policía ni urbanismo denuncian. Es la primera multa de este tipo desde el caso del ático de Manuel Borrego.

El Ayuntamiento de Salamanca ha reactivado su errática política con el problema de los cerramientos de terrazas y áticos, una práctica con la que lleva años haciendo la vista gorda y saltándose su obligación de actuar, pero que no le impide aplicar importantes multas de manera selectiva. El último caso, una sanción de 5.000 euros por 10 metros cuadrados de cerramiento cuando hay miles instalados en la ciudad: con sólo levantar la vista en cualquier punto de la ciudad es fácil comprobarlo.

 

TRIBUNA ha tenido conocimiento de un caso sonrojante, el de un propietario al que el consistorio persigue desde hace meses y al que ha impuesto una multa de 5.085,71 euros por haber cerrado dos terrazas de su vivienda; en total, 10,75 metros cuadrados. Las terrazas ya estaban techadas, con lo que se trata de un cerramiento tipo balcón, ni siquiera uno de los aparatosos que se ponen en patios o áticos.  La multa se le impone en base a un aumento de edificabilidad y de valor, que pagará a más de 500 euros el metro cuadrado.

 

El problema es que el propietario, que se ha puesto en contacto con este medio, ha sido multado a resultadas de una denuncia de un particular. Tras ser denunciado a finales de 2015, intentó retirar el cerramiento, pero en marzo se había abierto un expediente en el que se le pide que devuelva la terraza a su estado original; recurre, pero se le deniega, y en marzo se le abre un procedimiento sancionador que ha finalizado en los últimos días cuando el Ayuntamiento ha rechazado un nuevo recurso; la propuesta de sanción se ha emitido el 1 de junio y el propietario ha agotado plazos sin poder hacer nada. Ahora baraja acudir a los juzgados.

 

El afectado, R.E.P., admite que el cerramiento puede ser ilegal y objeto de multa, pero no entiende cómo los técnicos de Urbanismo y la policía administrativa, encargados de estos asuntos, han tramitado esta denuncia, pero al mismo tiempo han cerrado los ojos a otros casos. La vivienda se encuentra en una urbanización en Vistahermosa y el cerramiento sancionado no es ni mucho menos el único; sin embargo, los técnicos municipales, que han visitado la zona para elaborar el expediente, no han reparado en ninguno de los otros muchos cerramientos visibles.

 

Cómo se supo hace unos meses por el propio alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, tras denunciar TRIBUNA el caso del ático del jefe de Fomento de la Diputación, Manuel Borrego, técnicos y policía administrativa están obligados a actuar ante denuncias de actuaciones ilegales, y los cerramientos lo son. No se entiende que no se haga también al observar irregularidades, de oficio. Aunque el alcalde intentó justificar a su amigo personal con argumentos como la posible existencia de metros sin aprovechar, la realidad es que está prohibido cerrar áticos o terrazas; sólo una oportuna prescripción del delito salvó a Borrego de tener que retirar el cerramiento de su terraza y de una multa. R.E.P. no ha tenido tanto suerte con el suyo.