350 euros por cada cerradura de los comercios con silicona o clavos

Muchos comerciantes del centro se encontraron con sus cerraduras inservibles al acudir a abrir. Las imágenes, en esta GALERÍA

Los cerrajeros han vuelto a tener una mañana ajetreada sobre todo en el centro de la ciudad donde tiendas, bares y restaurantes han amanecido con las cerraduras forzadas con palillos, clavos y la tristemente 'famosa' silicona en sus puertas.

La calle Zamora, Toro, Crespo Rascón y las inmediaciones de la Plaza Mayor han sido los lugares que más actos vandálicos han sufrido antes de la apertura de puertas del comercio minorista.

De hecho, el restaurante Don Mauro o el Río de la Plata han sido algunos de los establecimientos hosteleros más conocidos de la zona centro que han sufrido un pequeño retraso en su horario de apertura al tener que cambiar sus cerraduras principales para poder entrar por este tipo de ataques.

Zapaterías, ferreterías, tiendas de ropa... el pequeño comercio del centro también ha sufrido estos ataques, que les han obligado a abonar unos 350 euros por cerradura arreglada.

Incluso ha habido establecimientos, como alguna entidad bancaria de la calle Toro, que ha trabajado con normalidad de puertas para adentro, pero con la trapa bajada para evitar altercados.

"Carrefour,

Si bien es cierto que el movimiento de personas era menor por el centro de la ciudad que en un día normal, también es verdad que la mayoría del comercio y de los establecimientos de hostelería han abierto sus puertas, a pesar de haberlo hecho en algunos casos con un retraso 'obligado'.

"TiendasNormalidad en los centros comerciales

En cuanto a los centros comerciales de las afueras de la ciudad, un piquete de la CGT acudió en torno a las 9.30 horas de la mañana al Carrefour de la avenida Agustinos Recoletos, aunque una vez informados trabajadores y ciudadanos se retiraron. También ofrecieron información impresa en la que animaban a no trabajar ni consumir.

Más tarde, un grupo más reducido quiso entrar en el centro comercial a la fuerzar y hubo un fuerte enfrentamiento con los miembros de seguridad propia del establecimiento salmantino.

Por otro lado, El Corte Inglés aseguró haber abierto sus puertas esta mañana con total normalidad, sin la presencia de ningún piquete informativo a la entrada de los trabajadores o de los clientes, como aseguraba a este diario el responsable de Comunicación de Salamanca, Luis Barreda.

Sin embargo, sobre las 12 de la mañana, un grupo de sindicalistas se acercó al Centro Comercial de María Auxiliadora para obligarles a cerrar las puertas.

Finalmente, tras negociar con ellos, El Corte Inglés ha permanecido con la trapa bajada de 12.05 a 12.15 horas para eviatr incidentes y, sobre todo, proteger a sus clientes. Una vez que la manifestación a las puertas del centro se disolvió, éstas volvieron a abrirse con normalidad.