33 años de análisis de ADN en la Guardia Civil: de Rocío Wanninkhof a Eva Blanco

Servicio de Criminalística de la Guardia Civil

Su Servicio resolvió en 2015 más de mil ilícitos penales e identificó a 53 desaparecidos o restos mortales.

La Guardia Civil ha hecho balance, con motivo del Día Internacional del ADN, de los casos más llamativos de desapariciones, homocidios o crimenes que se han esclarecido gracias al análisis genético. Entre ellos, ha destacado el asesinato de Rocío Wanninkhof en 1990 o la aclaración del homicidio de la joven Eva Blanco en 1997, con la identificación del autor 18 meses antes de que prescribiese el caso.


El Servicio de Criminalística de la Guardia Civil ha resuelto en 2015 un total de 1.100 ilícitos penales y ha identificado a 53 personas desaparecidas o restos mortales, gracias a los avances de los estudios del ADN.

En 1983 se creó el Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil y en 2001 se convirtió en el Servicio tal y como se conoce hoy. Desde entonces se han detectado más de 89.000 marcadores positivos o coincidencia de perfiles genéticos, de los cuáles más de 11.000 han sido con referencias genéticas pertenecientes a otros países.

Precisamente, el Departamento de Biología se encarga de la gran mayoría de estudios de identificación genética mediante el análisis del ADN nuclear para la comparación de los perfiles dudosos encontrados en la escena de un crimen con los perfiles en los que no hay duda de detenidos incluidos en diferentes bases de datos de ADN.

En este sentido, según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil en un comunicado, de los 35.000 perfiles genéticos obtenidos anualmente correspondientes a los 5.000 informes periciales realizados por este departamento en los últimos años, en 2015 se han podido esclarecer unos 1.100 ilícitos penales e identificar a unos 53 cadáveres con una certandad muy cercana al 100%.

LUCHA CONTRA ETA

En dicha nota, el Instituto Armado ha resaltado que el estudio del ADN se convirtió en una "herramienta fundamental" en 1987 para la lucha contra ETA, Daesh o contra grupos de delincuencia organizada, o en la resolución de casos de gran repercusión social como el asesinato de Rocío Wanninkhof (1990) o el homicidio de Eva Blanco, con la reciente identificación del autor poco antes de que este caso prescribiese.

También, el análisis ha sido de utilidad para la identificación de cadáveres o restos tras su desaparición o en caso de catástrofes con múltiples víctimas como en el accidente aéreo en los Alpes de Germanwings, en abril de 2015, o el de Spanair en el aeropuerto de Barajas, en agosto de 2008.

Asimismo, ha señalado que "las técnicas de obtención de los perfiles genéticos han evolucionado vertiginosamente, mejorando en rendimiento, rapidez, fiabilidad y calidad de los resultados; y pasando de utilizar las técnicas basadas en electroforesis sobre geles de acrilamida, a utilizar los más novedosos kits de análisis en la materia".

DEPARTAMENTO DE BIOLOGÍA

El Departamento de Biología cuenta con el reconocimiento de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) de ser el primer laboratorio forense español en conseguir dicha distinción. Además, en 2013 creó el área de I+D+i, dedicada "exclusivamente a estudiar, validar e implementar las nuevas técnicas e instrumental" del laboratorio, así como a la actualización y optimización de los protocolos de trabajo.

Actualmente, este área está centrado en validar los 'kits' para el estudio de haplotipos de Cromosoma X y, además, está comenzando los estudios para poder aplicar las últimas técnicas de secuenciación masiva a la genética forense.

Además, gracias a los acuerdos internacionales en materia de lucha contra el terrorismo y la delincuencia transfronteriza, como el tratado de PRÜM, y los cotejos que se realizan entre los países firmantes, se pueden detectar coincidencias de perfiles genéticos e intercambiar información entre el gran número de laboratorios de genética forense.

El Servicio de Criminalística de la Benemérita también está compuesto por los departamentos de Balística, Biología, Grafística, Identificación, Ingeniería y Química.