300 viviendas sepultadas por el derrumbe de una montaña

México. El alud se produjo de madrugada, mientras los habitantes estaban durmiendo. Balance. Las víctimas podrían alcanzar el millar de personas
efe
Alrededor de 300 viviendas quedaron sepultadas la madrugada del lunes al martes al derrumbarse un cerro en la comunidad indígena de Tlahuitoltepec, en el sureño estado de Oaxaca, informó ayer el director del Instituto de Protección Civil de ese estado mexicano, Carlos Ramos Aragón.

Se presume que hasta 1.000 personas pudieron quedar sepultadas bajo la tierra y el lodo en esa comunidad. Tras los hechos, la población indígena quedó incomunicada, tanto por vía telefónica como terrestre, y las autoridades municipales que dieron aviso a los cuerpos de rescate en Oaxaca, la capital del estado, pidieron auxilio con un teléfono satelital, explicó Ramos.

El gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, dijo en declaraciones al noticiero Televisa que “hasta mil personas” podrían haber quedado enterradas en Tlahuitoltepec, una pequeña comunidad en la que habitan sobre todo indígenas de la etnia mixe. El funcionario explicó que el derrumbe de lodo y piedras podria abarcar unos 200 metros cuadrados que se vinieron encima de la pequeña localidad, pero reconoció que las autoridades estatales no cuentan con “datos precisos” de la tragedia.
“El desgajamiento se da en la cabecera de Tlahuitoltepec (...) y estamos ya juntando y trasladando maquinaria, personal del Ejército mexicano, Armada, policías del estado, ambulancias, personal de salud y rescatistas”, señaló.
“Entre 100 y 300 viviendas (sepultadas) el número exacto no lo tenemos, y entre 500 y 600 gentes, se dice que hasta 1.000” podrían estar atrapadas debajo de la tierra, dijo el gobernador. Entre enero y agosto, México registró las mayores lluvias en su historia, a las que se sumaron las precipitaciones del huracán Karl y de la depresión tropical Matthew, situación que ha dejado cientos de miles de damnificados en el sur y sureste del país en las últimas semanas. La inusual temporada de lluvias, que inició en mayo pasado, ha dejado a la fecha alrededor de 80 muertos en México, según datos de Protección Civil federal.