24, número maldito

NO SUMA. El Salamanca sigue anclado tras sumar su quinta derrota consecutiva, de nuevo tras ver cómo su rival aprovechaba mejor las ocasiones.
ÁREA 11
Nueva derrota para el Salamanca y ya son cinco consecutivas. Se ha quedado anclado en 24 puntos y la situación empieza a ser preocupante. Frente al Cartagena, la UDS no ofreció una mala imagen, pero no supo aprovechar las oportunidades de las que dispuso y el Cartagena sí que marcó una de ellas, la única que no pudo atajar Biel Ribas, que tuvo una muy buena actuación.

El choque empezó bien para los salmantinos. En el primer minuto, cuando los espectadores aún buscaban su asiento, Arbilla realizó una muy buena internada por la banda que llevó el peligro a la portería del Cartagena. Pero tardarían en llegar nuevas oportunidades. Eso sí, la siguiente que tuvo el Salamanca fue muy clara. Corría el minuto 19 cuando Edu Bedia estuvo muy cerca de estrenar su casillero de goles como futbolista unionista. Tras un córner, el jugador formado en la cantera del Racing remató a portería desde dentro del área y Casilla realizó un paradón que mantuvo el 0-0 en el marcador. Sin embargo, poco tiempo después, el Cartagena sí que estuvo certero de cara a la meta rival. En el 32, Toché aprovechó un error de la zaga unionista y adelantó a los suyos. Cuatro minutos más tarde, en pleno desbarajuste visitante, el goleador apuró con el exterior un disparo que pudo suponer el segundo. Antes de que llegara el descanso, el Salamanca tuvo una buena oportunidad para intentar empatar. Arbilla, como al inicio del encuentro, realizó una buena jugada. Sin embargo, pecó de individualista y no pasó el balón a Edu Bedia y la acción murió sin éxito para el Salamanca.

En la segunda parte, la UDS se hizo dueña insistente del partido, pero sin remate. Se crecía por las bandas y se exponía más, pero sin fuerza ante el gol. No era capaz de mostrarse, de emerger ante Casilla, algo que sí hizo el Cartagena a las primeras de cambio. Fue de nuevo Toché el protagonista. Primero con una asistencia a Botelho que sacó con brillantez Ribas y, un minuto después, despejando a la madera un remate del murciano de cabeza. Era superior el equipo de casa hasta que intentaron amarrar y buscar en las contras el sueño de la sentencia. En una de ellas, lo pudo hacer Botelho nuevamente. Su disparo al palo, a doce del final, pudo suponer la sentencia definitova del encuentro frente a un Salamanca que mostraba alguna que otra laguna en la zona de atrás.

El partido agonizaba y el Salamanca no conseguía llegar con peligro a la meta defendida por Kiko Casilla. Y según avanzaban los minutos, parecía más próximo el tanto del Cartagena que el del Salamanca de Óscar Cano. El tramo final del choque se le complicó y mucho a los charros, ya que José Ángel se tuvo que retirar del campo por lesión y al haber hecho ya los tres cambios el Salamanca no pudo dar entrada a un recambio.

Con un jugador menos, los unionistas ya no tuvieron energía para tratar de buscar la igualada. Y, de esta forma, el encuentro llegó a su final. Los salmantinos no jugaron mal, pero les faltó fuerza y chispa en la zona delantera para haber sacado algo positivo en el campo del Cartagena. La situación empieza a ser preocupante.