2013 despide a Amaya Valdemoro y encumbra a Belmonte, Carbonell y Lidia Valentín

El año que ha quedado atrás ha vuelto a ser de éxito para el deporte femenino español.

La nadadora Mireia Belmonte, la 'sirena' Ona Carbonell, la ya exjugadora de baloncesto Amaya Valdemoro o la halterófila Lidia Valentín son algunas de las deportistas femeninas cuyo nombre más ha sobresalido en este año 2013, nuevamente exitoso para el deporte femenino.

  

De ellas destaca Belmonte, que se ha convertido en una de las grandes protagonistas del deporte español en 2013, año en el que ha sido cuatro veces campeona de Europa, dos veces subcampeona del mundo y plusmarquista mundial de tres distancias (400 y 800 libres; y 1.500 metros libres), entre otros muchos méritos.

 

  

El bagaje de la badalonesa comienza a resultar escalofriante. Aplasta y devora a sus rivales con una autoridad impropia a sus 23 primaveras, haciendo de este 2013 el año de su consagración, dando un salto cualitativo que le ha permitido, por primera vez en la historia de la natación española, representar al 'Viejo Continente' en el 'Duel in the pool'.

 

  

Allí fue nombrada la 'Nadadora Más Valiosa' (MVP) y se colgó otros cuatro oros, los mismos que consiguió en el Campeonato de Europa de Herning (Dinamarca), donde se impuso por partida doble a la nadadora local Lotte Friis, otra caníbal del medio fondo.

  

Pero el balance de Mireia Belmonte no queda aquí. Este año ha logrado un total de 36 medallas internacionales, incluidas las dos de plata (200 mariposa y 400 estilos) y el bronce (200 estilos) que cosechó en el Mundial de Barcelona, la gran cita del pasado verano.

  

Además, entre medalla y medalla, ha logrado tres récords del mundo en 400 libre (3:54.52), 800 libre (7:59.34) y 1.500 (15:26.95), un dato sólo al alcance de la imbatible Missy Franklin, la única nadadora en el mundo con más plusmarcas que 'Miss Belmont'. Y todo esto tras un año que comenzó con polémica por la salida de su anterior club, el CN Sabadell, y el fichaje por la UCAM, pero siempre bajo la inseparable tutela de su técnico, el francés Fred Vergnoux.

 

CARBONELL LIDERA A LAS 'SIRENAS'

 

Si Mireia Belmonte se confirmó en 2013, éste fue también el año de Melani Costa, que olvidó los Juegos de Londres con una sobresaliente actuación en el Mundial de Barcelona. La chica de la 'eterna sonrisa' se colgó la medalla de plata en los 400 libres, distancia en la que sólo fue superada por la estadounidense Katie Ledecky. La nadadora mallorquina, además, brilló con luz propia en la Copa del Mundo, donde consiguió un total de 16 medallas, así como el bronce que obtuvo en el 'Duel in the Pool'.

  

En la piscina del Sant Jordi en la cita mundialista también destacaron las 'sirenas', que se llevaron siete medallas de siete posibles, firmando el mejor Mundial de su historia, lideradas por Ona Carbonell, que fue la bandera de la sincronizada española colgándose tres de plata y cuatro de bronce e igualando a Gemma Mengual, que logró las mismas en Roma 2009 (un oro y seis platas).

  

Pero lejos de la piscina también ha habido grandes éxitos individuales del deporte femenino, comenzando por uno histórico como el protagonizado por la leonesa Lidia Valentín.

  

La de Ponferrada situó a la halterofilia española en la primera línea y tras pelear sin éxito por una medalla olímpica, consiguió el mayor éxito de su carrera al colgarse el bronce mundialista en arrancada en la categoría de -75 kilos con 122 kg.

  

Además, el mundo del baloncesto despidió como jugadora en activo a la madrileña Amaya Valdemoro, la jugadora que más veces ha vestido la camiseta de la selección española, con la que logró proclamarse este pasado verano campeona de Europa. 258 internacionalidades y un palmarés impecable la sitúan en el Olimpico del deporte español y de la canasta.

  

En el atletismo, otra veterana, la saltadora Ruth Beitia volvió a copar su parte de protagonismo un año más. Después de ser campeona de Europa al aire libre en 2012 y pelear por la medalla en Londres, 'aparcó' su retirada para colgarse un brillante bronce en los Mundiales de Moscú.

  

Gisela Pulido, a sus 19 años, demostró una vez más que es la gran dominadora del 'kitesurf' al conquistar su noveno título, aunque seis más posee Laia Sanz, gran dominadora del trial al sumar la decimotercera corona mundial, a las que añade dos de la modalidad de enduro. En el mundo del motor también resaltó la piloto Ana Carrasco, que hizo historia al ser la primera española en puntuar en el Mundial de Motociclismo al finalizar decimoquinta en la carrera de Moto3 del GP de Malasia.

  

Finalmente, el dúo formado por Yanfei Shen y Sara Ramírez logró el bronce en dobles en el Campeonato de Europa de Tenis de Mesa, una cita donde otra española, Galia Dvorak, se colgó el mismo metal, aunque acompañada de la sueca Matilda Ekholm. También medalla de bronce fue Eva Calvo en los Campeonatos del Mundo de Taekwondo (-57 kilos), mientras Carolina Marín empezó a situar el bádminton español en el panorama mundial tras un año plagado de éxitos que la sitúan la decimoquinta del mundo y segunda europea.