170 empresas quebraron en 2011 sin declararse en concurso de acreedores en la provincia

En EspaĂąa, la cifra aumenta hasta 23.000 con un descenso del 4% respecto a 2010

Los estragos de la crisis se siguen haciendo notar en una economĂ­a que cada vez se resiente mĂĄs con un tejido empresarial que no atraviesa por sus mejores momentos. Tal es asĂ­ que un total de 170 empresas quebrĂł en Salamanca en el aĂąo 2011 sin declararse en concurso de acreedores, segĂşn datos de Detectys, corporaciĂłn de detectives formada por mĂĄs de 50 agencias y especializada en investigaciĂłn econĂłmica en empresas, entidades financieras, bufetes y aseguradoras.

Estos datos indican además que la provincia de Salamanca es la segunda de la Comunidad en la que más empresas se fueron a la ruina sin previo concurso de acreedores solo superada por Valladolid con 301, pero ‘solo’ aumentando esta cifra en un 3% en relación al año 2010 cuando fueron 165 las empresas que sufrieron esta situación dramática.

De hecho, salvo provincias como Burgos, Palencia y Segovia, donde esta cifra ha disminuido en un aùo, la provincia charra es en la que menos ha aumentado del resto, por detrås de Ávila (+36%), León (+41%), Soria (+60%), Zamora (+4,8%) y Valladolid (+60%). No obstante, Salamanca es una de las provincias de Espaùa con un menor número de empresas que quebró sin entrar en concurso, mientras que el total de Castilla y León asciende a 904 empresas, un 15,3% mås que en el aùo 2010.

AsĂ­, la Comunidad ocupa el noveno lugar en EspaĂąa en este apartado negativo, mientras que en EspaĂąa, la friolera de 22.778 empresas se vieron abocadas al cierre, un 4% menos que en 2010 cuando la cifra ascendiĂł a las 23.702.

En la mayor parte de las ocasiones las firmas que quiebran sin declararse en concurso lo hacen asĂ­ por no tener la liquidez suficiente para afrontar los gastos que supone hacerlo (servicios jurĂ­dicos y remanente para pagos a los administradores judiciales). Estas quiebras, que no son recogidas por las estadĂ­sticas oficiales, vienen dadas o por declaraciones de insolvencia tras la denuncia de los trabajadores en un Juzgado de lo Social para poder cobrar del Fondo de GarantĂ­a Salarial, o por declaraciones de crĂŠditos incobrables por parte de las administraciones (Hacienda, Seguridad Social, Ayuntamientos...).

Por lo tanto estos datos reflejan con mĂĄs exactitud la realidad, aunque la experiencia de Detectys (especializada en investigaciĂłn econĂłmica desde 1971) dice que los definitivos son mĂĄs elevados, ya que en muchas ocasiones los negocios sin asalariados (representan mĂĄs del 50% del entramado empresarial espaĂąol) cesan en su actividad sin que esa quiebra quede reflejada en ningĂşn documento pĂşblico.