160.000 hogares, pendientes de una nueva subida de la luz

Iluminación en un edificio.

Hoy se conoce el incremento del recibo eléctrico que se aplicará a partir del 1 de enero: rondará el 7% por el recargo aprobado por el Gobierno y el aumento del precio de la energía.

Este jueves, día 19 de diciembre, va a traer una de esas noticias que temen todos los hogares: una subida del precio de la luz. Será la enésima de los últimos meses, pero ni siquiera así es fácil acostumbrarse. Y menos cuando se trata de uno de los costes que más duelen a las economías familiares y que se ha disparado un 80% en los últimos diez años. 

 

En la provincia, son cerca de 160.000 los clientes que tienen contratado su suministro de luz bajo la Tarifa de Último Recurso, la que tienen la mayoría de hogares porque es la indicada para los puntos que consumen menos de 10 megavatios, y los que están acogidos al bono social. Estas dos modalidades se diseñaron en su día como las tarifas a las que menos afectarían las subidas, pero no ha sido así. Además, hay otros 120.000 clientes del mercado libre que también van a ver subir su factura.

 

Según todas las previsiones, el aumento del recibo de la luz para los clientes acogidos a la TUR, la que tienen la mayoría de hogares, rondará el 7% gracias al aumento de dos de los componentes de la factura: los costes regulados y el precio de la energía. Los primeros suben casi un 2% para compensar el déficit de tarifa. El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha negado en varias ocasiones que el Gobierno fuera a tocar los costes regulados, de los que se pagan cosas como las infraestructuras eléctricas y que fija el Estado, pero al final lo ha hecho porque hay que compensar los 3.600 millones de euros que distan entre lo que las eléctricas ganan con el negocio del suministro eléctrico y lo que se paga en el recibo, el llamado déficit de tarifa.

 

Los costes regulados suponen, aproximadamente, un 40% del recibo. Pero es que el otro 60% lo marca el coste de la energía y esta ha subido mucho. Según los datos preliminares, está en cifras históricos por lo altas que son. Hoy se celebra la subasta en la que los mayoristas adquieren energía y la van a pagar cara, lo que repercutirá en la factura que pagan los usuarios finales. El efecto será de un 5-7% de incremento, con lo que sumado a los costes regulados, el recibo puede subir entre un 7 y un 9%. De todas formas, hay que esperar a ver el resultado. Lo que no le quita nadie a las familias es el 2% del Estado.

Noticias relacionadas