10 razones (en contra y a favor) sobre el parking de Comuneros

La intención del Ayuntamiento de construir un parking subterráneo en Comuneros ha puesto sobre la mesa los inconvenientes del lugar elegido, el daño al comercio de la zona o la dudosa rentabilidad de una infraestructura con un gran fallo: el momento elegido.

EL CONFLICTO, EN CIFRAS

 

500 plazas, aproximadamente, tienen los vecinos en los garajes comunitarios de este tramo de la avenida

 

60 aparcamientos en superficie, 10 más para el centro de salud, una zona de minusválidos y dos de motocicletas

 

Varios edificios tienen bombas para achicar el agua que inunda los sótanos cuando llueve

 

El precio del futuro parking: 2,10 euros/hora en 143 plazas de rotación y 120 euros/mes en 140 plazas en alquiler

 

21.180 euros es el precio de la construcción por cada plaza y 160.744 euros el coste de gestión anual que deberá afrontar la concesionaria

 

La actuación afecta al jardín de la guardería, el parque infantil y a seis árboles de la acera izquierda de La Alamedilla

 

100 metros dista una de las salidas del solar de la calle la Radio, con capacidad para unos 200 vehículos

 

 

DEMANDA DUDOSA. El estudio de viabilidad está asentado sobre "el elevado número de residentes de la zona de influencia que no disponen de garaje", además de la "elevada demanda de carácter comercial y de servicios" por la presencia del centro de salud, la piscina o el centro de negocios de Plaza España, dice textualmente. Sobre lo primero, los garajes comunitarios de este tramo (cinco en la avenida y uno en la calle lateral del centro de salud) supera con mucho las 500 plazas en conjunto y cubren totalmente la demanda de los vecinos

 

De lo segundo, los comercios se sirven de las 60 plazas en superficie, dos zonas de motos y una de minusválidospara el centro de salud hay diez plazas y zona de ambulancias; el centro de negocios citado se puede servir de garajes próximos o del parking de El Campillo; y los usuarios de la piscina disponen de transporte público.

 

 

ES UNA ZONA INUNDABLE. El arreglo en el paseo de la Estación lo ha solucionado en parte, pero este tramo de Comuneros tiene problemas de inundación: de hecho, es el antiguo cauce de un arroyo. Varios de los edificios tienen  problemas de filtraciones y, como ha podido comprobar este medio, cuentan con potentes bombas para achicar el agua que se acumula en sótanos y garajes cuando llueve mucho. Una circunstancia que se ha puesto de manifiesto en las catas y que complicará la construcción, lo que puede encarecer el coste real.

 

TEMOR POR LA ESTABILIDAD DE LOS EDIFICIOS. Según el proyecto, se va a construir a cuatro metros de la línea de edificios, pero las peculiaridades del terreno y de las construcciones hacen temer a muchos vecinos por la integridad de sus viviendas; no tanto un posible derrumbe como los desperfectos que sufran. Se trata de edificios levantados hace décadas que podrían sufrir con las obras.

 

Uno de los edificios de la avenida.

 
 
RENTABILIDAD DISCUTIBLE. Con este panorama, no parece fácil que pueda tener una gran demanda el aparcamiento de rotación previsto: los vecinos tienen garajes y los comerciantes se conforman con lo que hay en superficie. Su alto coste (2,10 euros/hora y 120 euros/mes por plaza está previsto) hace que no pueda competir con la zona azul o verde próximas; las de más reciente implantación suelen estar, además, vacías. Tampoco anima la experiencia de los parking de Reyes de España o avenida de Portugal. Está claro que la perspectiva de pagar por aparcar no responde a la necesidad real de los usuarios.

 

Estacionamiento en la zona verde cercana al paseo de la Estación.

 

COSTE DIFÍCILMENTE RECUPERABLE. Según los cálculos del plan de viabilidad, solo el coste de construcción alcanza los 21.180 euros por plaza, para completar los 5,9 millones de euros. Las 283 plazas tienen un coste anual de gestión (gasto corriente, mantenimiento, uso, IBI e impuestos) de 568 euros por plaza, 160.744 euros al año. El plan da un plazo de 4 años para colcar las 140 plazas de abonados que contempla el proyecto, a razón de 1.140 euros/año por cada una de las alquiladas. En total, entre rotación y alquilados, una perspectiva de ingresos de 687.000 euros/año, y con una amortización anual mínima necesaria de 619.000 euros. Un margen estrecho, y eso si se logra la explotación plena, con alquiler de todas las plazas y lleno total en las de rotación.

 

PERJUICIO AL COMERCIO. Es lo que más temen los comerciantes de la avenida: que sus negocios no soporten 12 meses de obras sin que proveedores y clientes puedan acceder con normalidad. Está demostrada la merma en la actividad de los negocios en zonas de obras, motivo por el cual el Ayuntamiento suele dotar medidas de acompañamiento para minimizar este efecto, evidencia de que el daño se produce. Y la situación posterior a las obras, sin aparcamiento en superficie y con solo un carril de tráfico tampoco seduce a los comerciantes. Nada se dice de todo esto en el estudio, que solo indica el beneficio económico durante y después de las obras por la actividad de construcción y la mejora de la zona.

 

AFECTA AL ENTORNO. La actuación afecta a una parte del parque infantil y de la Escuela de Educación Infantil del Ayuntamiento, además de a seis árboles de la acera izquierda de La Alamedilla. Retirar todo ello tiene un coste y supone la pérdida del jardín de la guardería y el traslado de los árboles a otros puntos. 

 

Reunión de PSOE y vecinos y comerciantes esta semana.

 

ALEGACIONES Y OPOSICIÓN DE VARIOS COLECTIVOS. La vía legal para participar en el proceso previo a la presentación de un proyecto definitivo es la de las alegaciones. Hasta ahora, tanto Izquierda Unida como vecinos y comerciantes han mostrado su voluntad de presentarlas dentro del plazo previsto, antes del 24 de febrero. Además, y frente a la postura a favor de la Asociación de Vecinos, expresada por su presidenta, está la oposición de Aesco y la del PSOE, que ha reaccionado ante el rechazo generalizado.

 

LA ALTERNATIVA DE CALLE LA RADIO. La opción más viable a la compleja construcción de un parking subterráneo está poco más de 100 metros más allá de uno de los extremos de esta construcción. El solar, de dotación y municipal, actúa ahora como aparcamiento improvisado, pero el Ayuntamiento ya expresó su deseo de proceder a su asfaltado y mejora, como ya ha hecho con otros similares, para que se convierta en aparcamiento gratuito en superficie. El PSOE también ha insistido en esta actuación desde hace meses. Y finalmente Izquierda Unida ha presentado incluso una propuesta para 175 plazas, huertos comunitarios y pistas polideportivas. Su coste, reducido, su capacidad y su buena ubicación lo convierten en una opción muy viable.

 

El solar de la calle la Radio, en su actual estado.

 

Los comerciantes no se cierran en banda a un parking, pero consideran que hay ubicaciones alternativas mejores que se deberían contemplar. El ejemplo más recurrente, la ubicación inicialmente prevista en La Alamedilla, donde reformar por completo el parque (que es necesario) facilitaría las obras. No es una oposición cerrada al parking, sino a su ubicación y sus consecuencias.

 

Y UNA RAZÓN A FAVOR: MEJORA DE INFRAESTRUCTURAS. Al margen de las muchas pegas que esgrimen los vecinos, comeciantes y colectivos contrarios, muchos reconocen que podría ser una infraestructura positiva para la ciudad, pero que no es el momento adecuado para ello. El coste, en principio, nulo para las arcas municipales, el hecho de que el Ayuntamiento lleve tiempo buscando un lugar idóneo para hacer realidad su compromiso de un parking fuera del centro histórico, el apoyo inicial del PSOE (que también planteaba una infraestructura así en su programa) o la mejora que implicaría en la urbanización de la zona son factores a favor. Por desgracia, no parece suficiente para convencer a los afectados.

Noticias relacionadas