1.641 euros al año: la factura de la alimentación de los castellanos y leoneses

Los ciudadanos de Castilla y León están entre los que más gastan en alimentación de toda España: somos los primeros consumidores de carne y solo estamos por debajo de la media en consumo de hortalizas y vino a pesar de ser una de las comunidades productoras.

ALGUNAS CIFRAS

 

Los castellanos y leoneses realizan el 50% de sus compras de alimentación en superficies pequeñas y medianas: los supermercados de hasta 900 metros cuadrados suman casi la mitad de las ventas. Por su parte, los hipermercados rozan el 12% de las compras.

 

En Castilla y León se cuantifican 7.234 establecimientos comerciales minoristas especializados en alimentación. Valladolid tiene el 20,1%; León llega al 19,3%; Salamanca cuenta con un 14,1%; Burgos tiene el 13,9%; Palencia un 7,1%; Ávila un 7,2%;
Zamora un 8,0%; Segovia un 6,6%; y, por último, Soria un 3,6%.

 

En el conjunto de la comunidad autónoma hay instalados 1.200 supermercados y 23 hipermercados (estos 1.223 establecimientos ocupan 692.288 m2 y suponen una densidad comercial de 277 m2 por 1.000 habitantes). Castilla y León cuenta con 1.774 actividades de comercio ambulante y mercadillos

Una dieta muy mediterránea y un gasto de los más elevados. Estos son los patrones de consumo en alimentación de los ciudadanos de Castilla y León tal y como han quedado retratados en un estudio avalado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Según los datos del estudio elaborado por Mercasa, durante 2013 los castellanos y leoneses gastaron una media de 1.641 euros/año en alimentación; el gasto por persona en alimentos y bebidas en el hogar alcanzó los 1.524,2 euros en España. En cuanto al gasto, está compuesto por carne (25,2%), pescado (14,9%), frutas frescas (9,8%), derivados lácteos (6,8%), pan (6,5%), hortalizas frescas (5,9%) y leche (4,3%), que son los productos que cuentan con la mayor participación sobre el gasto total. Esto supone que gastamos en carne 413 euros al año, 244 en pescado, 160 en frutas y 107 en pan, entre otros productos.

 

Con esta distribución de gasto, es posible saber que la dieta de los castellanos y leoneses está compuesta, en términos medios, por 163 huevos, 65,4 kilos de carne, 34,2 kilos de pescado, 104,3 litros de leche, 34 kilos de derivados lácteos, 47,3 kilos de pan, 17,9 litros de aceite, 12 litros de cerveza, 63,1 kilos de hortalizas frescas, 125,2 kilos de frutas frescas, 10,4 kilos de platos preparados, 49,5 litros de agua embotellada y 36,8 litros de bebidas refrescantes y gaseosas.

 

En comparación con la media nacional, los consumidores de Castilla y León cuentan con un gasto superior en leche (33,7%), aceite (30,6%), pan (23,4%) y carne (22,6%), de la que somos los principales consumidores del país; mientras que, por el contrario, gastan menos en cervezas (-27,7%), frutos secos (-24,4%), bebidas refrescantes y gaseosas (-23%) y zumo y néctar (-20,3%).

 

Llama la atención que, aunque Castilla y León es una comunidad productora, consuma menos hortalizas frescas, lácteos y vino a pesar de la amplia producción y variedad de denominaciones de origen; también sorprende que el consumo de patatas, 21,7 kilos al año, sea casi un 20% inferior a la media. Tampoco somos grandes consumidores de cervezas, refrescos y zumos, en cuya compra estamos muchos puntos por debajo de la media, y que no nos van ni los platos preparados ni las frutas y hortalizas transformadas, es decir, en conserva.

 

El informe de Mercasa desvela que en la demanda de alimentación de los consumidores españoles priman los productos frescos como la carne, que supone el 22,1% sobre el gasto total, las patatas, frutas y hortalizas frescas (17,2%), los pescados un 13,1%, y el pan (5,7%). Al mismo tiempo, también se configuran como partidas relevantes en el gasto alimentario la leche y derivados lácteos (11,8% sobre el gasto total), los productos de bollería y pastelería (4,1%), el aceite de oliva (1,8%) o los platos preparados (3,3%).

 

Respecto al gasto por persona, éste se cifra en 1.524,2 euros de media, siendo superior en el País Vasco (1.967,9 euros), Cantabria (1.811,1 euros) y Cataluña (1.760,9 euros), mientras que Andalucía (1.297,4 euros), Extremadura (1.281,2 euros), y Castilla-La Mancha (1.272 euros) presentan cantidades inferiores.

 

La ministra Isabel García Tejerina.

 

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha subrayado que el incremento del 0,6% en el gasto total de alimentación en 2013, hasta los 101.249,9 millones de euros, supone "un esperanzador cambio de tendencia" en el consumo de los españoles, que pone de manifiesto la incipiente recuperación económica en España. "Durante el 2013 se produjo un ligero crecimiento del gasto alimentario del 0,6% con respecto al año anterior, debido fundamentalmente al buen comportamiento de la demanda en el hogar, que aumentó un 2,4% y que supone un esperanzador cambio de tendencia", ha asegurado la titular de Agricultura, durante la presentación del 'Anuario 2013 de Alimentación en España' de Mercasa.

 

 

MENOS GASTO EN COMER FUERA

 

El informe de Mercasa también recoge a la alimentación fuera del hogar de alimentación que señalan que en 2013 que los españoles redujeron el gasto (3,1%) respecto al año anterior, hasta los 32.025 millones de euros. Además, las visitas realizadas al sector de restauración han experimentado en ese año una reducción del 2,5%, mientras que el ticket medio descendió un 0,6%, hasta alcanzar los 4,8 euros.

 

 

COSTUMBRES DE CONSUMO

 

Por otro lado, los españoles a la hora de adquirir alimentos y bebidas se decantan por los supermercados (43,2% de cuota de mercado en 2013), que han aumentado progresivamente su presencia en detrimento del comercio especializado (18% de cuota), mientras que los hipermercados cuentan con el 14,2%. "Disponemos de una dotación comercial suficiente y repartida entre distintos tipos de abastecimiento, que permiten el suministro de alimentos en cualquier punto del país, con una oferta diversificada en calidad y precio", ha recalcado la ministra.

 

El consumidor nacional, a la hora de elegir el establecimiento de compra, según ha detallado García Tejerina "prioriza en la calidad (64,1%) por encima del precio (55,3%) y la proximidad (47,8%)", aunque estos factores también tienen un peso relevante en la elección final. La titular del ramo ha recordado que durante el último ejercicio, 6 de cada 10 consumidores ha manifestado que ha modificado su forma de comprar o preparare los alimentos para aprovechar mejor los productos y contrubuir al ahorro familiar.