compartir

Noma. København

Hola amigos después de un periodo de adaptación, aquí estoy de nuevo.Os escribo desde Copenhague, la ciudad que lleva con orgullo el tener el mejor restaurante del mundo, el €œNoma€. Y aquí estoy en uno de los múltiples cafés que inundan esta ciudad , €œsin azúcar€ eso sí, en esta ciudad el azúcar en el café está de más.
04.03.2012
Roxana Arans Sánchez

 

Desde unos ventanales enormes veo a la gente pasar, gente alegre, educada, feliz en definitiva. Gente que te regala sonrisas al cruzar miradas por la misma acera.

Las calles están limpias, son silenciosas y campan a sus anchas la multitud de bicicletas, transporte imprescindible en esta ciudad. Jóvenes y mayores, abuelos y nietos, madres y padres que llevan a sus pequeños en una especie de cesta delantera arropados con mantas, todos pedalean...

En los días que llevo aquí creo tener una idea de como es la vida de los daneses, en qué invierten su tiempo y cuáles son sus prioridades.

Para empezar diría que aunque el trabajo es importante no ocupa la mayor parte de su tiempo, no como ocurre en España...Las jornadas laborales no son maratonianas, son horarios matinales concretos y productivos, pausas para cafés y entretenimiento...

Como ocurre en muchos países europeos los daneses se reúnen en las casas para comer, beber y disfrutar de reuniones con amigos y familiares.

En cuanto a las bebidas más populares , sin lugar a duda la cerveza es la reina, y la cerveza local en particular tiene un lugar importantísimo. He probado algunas realmente magníficas.

También beben vino , y lo primero que me llamó la atención es que su consumo es mayor que en España (motivo de reflexión...)

Es frecuente que las empresas tengan un €œclub de vinos€, y que se reúnan periódicamente para celebrar catas.

Copenhague, Noma

Y de dónde procede este vino....bueno pues no os voy a engañar, el vino español no abunda por estos lugares. Italianos y franceses han €œconquistado€ esta plaza (nos queda mucho por hacer por aquí), pero como son consumidores habituales también se encuentran con facilidad tintos de Chile, Sudáfrica, californianos.. y de blancos, como no, los blancos alemanes son los reyes...

Y los restaurantes... bueno pues los italianos y los especializados en comida japonesa abundan. A los daneses les gusta mucho los makis, niguiris, y demás delicias japonesas. Tienen la costumbre de desayunar pronto y alrededor de mediodía toman un sandwich, mejor dicho un €œsmørrebrød€ (sólo llevan una capa de pan) o un bocadillo, especialidad de la que son unos auténticos artistas, aquí los panes son espectaculares...Y con esto llegan a las cinco de la tarde que es la hora de cenar.

Mientras tanto, de vez en cuando, se toman un café tipo €œamericano€. En el restaurante solemos tomar un café mientras preparamos el €œmaking off€.

Antes de llegar mucho miedo me metieron con las temperaturas, y bueno pues no voy a negar que hace frío, pero desde luego no es insoportable. Cuando llegué el primer día y vi los canales helados, los barcos parados entre el hielo...pensé que era una tierra muy fría, pero os aseguro que hasta ahora no puedo decir que haya pasado frío, las casas están acondicionadas, el transporte también y a la gente que va en bicicleta parece no importarle mucho...

En fin, todo el conjunto hacen a esta ciudad un lugar muy agradable para vivir y trabajar, me gusta...

En próximas entregas os hablaré de dónde y cómo preparamos el €œmaking off€ en €œNOMA€.

Comentarios

Comentar post

Si lo deseas puedes dejar un comentario