Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

Y empezamos un nuevo año

Con el inicio del año intentamos hacer un balance del anterior acordándonos de todas las luchas que desde las asociaciones vecinales hemos estado realizando, de todas las horas que hemos pasado revisando que los trenes funcionaran correctamente, que las líneas de autobuses llegaran a su hora o que los retrasos a la hora de citar a la gente en los centros de salud no fueran escandalosos.

El año 2011 se inició con una masiva manifestación contra la subida de la luz que dio sus frutos pero que también se caracterizó por intentar silenciar la voz de los vecinos con la prohibición del uso de megafonía en la misma. Como no podría ser de otra forma, todo terminó en un juicio rápido contra el derecho fundamental de reunión en el Tribunal Superior de Castilla y León que se saldó con una condena al Ayuntamiento de Salamanca y la Subdelegación de Gobierno con costas incluidas.

Pero, si por algo se recordará el año 2011 es que, por fin, entre unos y otros conseguimos que el peor alcalde de Salamanca dejara el gobierno de esta ciudad. Tras una legislatura cargada de grandes polémicas como la subida injusta de impuestos, la no cobranza de millones de euros a ciertos constructores amigos suyo, la pérdida de juicios pagados por todos nosotros y la prepotencia continua con todos y con todo, finalmente ni los suyos le dejaron presentarse.

Con esto, llegó una nueva era a Salamanca con una renovación casi total de los propios concejales y un cambio de talante evidente. Las primeras decisiones no dejan sitio a la duda con justas concesiones solicitadas por las organizaciones vecinales como fueron la devolución del IBI, el cambio de sentido de Federico Anaya o el renombre de la siempre calle Gibraltar.

En el ámbito social, si por algo debería destacar el año 2011 es por la lucha frontal que desde las asociaciones vecinales se ha hecho para conseguir que un lugar como es el pueblo de Vistahermosa dejará de ser la vergĂźenza de Salamanca para ser un lugar de esperanza para tantas familias que allí conviven. Así, para los que eran propietarios se consiguió que se les comprara las casas con precios bastante generosos, a los que se vieron con su casa caída se les consiguió una vivienda alquilada y para unos y otros un futuro en una vivienda digna donde puedan dormir tranquilos sin temer que un día su casa se les caiga encima.

Junto a estos grandes temas, las asociaciones de vecinos no han cesado en su empeño de denunciar las carencias de los más débiles, las necesidades existentes en los barrios de la ciudad, un plan de movilidad, un uso racional de lo que es de todos€Ś

En conclusión, un año más las asociaciones han estado defendiendo al vecino ahí donde ha hecho falta y eso mismo es lo que seguirán haciendo en el año que se inicia con dos temas de defensa fundamentales y en claro peligro de deterioro: la educación y la sanidad pública: en las calles nos veremos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: