Chema collado original

Vecinos y vecinas

Chema Collados
Blog de Chema Collados. Fevesa. Salamanca

La deshumanización inmobiliaria

Sin duda, una de las consecuencias más importantes de la situación económica actual y sin embargo menos valorada, ha sido lo que podríamos llamar deshumanización inmobiliaria.
Así, mientras los ayuntamientos, también el de Salamanca, hacían crecer las ciudades de manera desmesurada junto con sus (amigos) constructores, los edificios nacían como champiñones olvidándose de que dentro de estos hongos hasta vivían personas. Personas que hasta de vez en cuando se ponen enfermos y necesitan un centro de salud, que hasta tienen niños y necesitan una guardería o un colegio, o incluso que les gusta ir en transporte público y necesitan autobuses para llegar hasta allí.

Además, los barrios de toda la vida se han ido llenando de viviendas vacías a las que no pueden aspirar ninguno de los jóvenes del lugar y que, por tanto, tienen que marcharse a esas nuevas periferias o a alguno de los pueblos del Alfoz. Con ello, la llamada identidad de barrio que tanto trabajan las asociaciones de vecinos cada vez es más inexistente y más difícil de mantener.

Otra de las consecuencias de este modelo deshumanizador que, sin duda debe corregirse, es el aislamiento de los niños. En estos nuevos barrios no sólo hay carencias de infraestructuras como se ha apuntado, sino que ni tan siquiera existen lugares de ocio o bajos que pudieran convertirse en ello. Con esto, los chicos ya no tienen sus amigos del barrio, ya que no han querido que exista como tal, y para comunicarse con los del colegio lo hacen desde casa mediante un ordenador ahondándose en el individualismo imperante.

Junto a todo esto: ganancias de constructores, viviendas vacías y deshumanización, todavía en Salamanca tenemos en algunos lugares situaciones de infravivienda como la que viven en el mal llamado poblado de Vistahermosa donde muchas familias que no tienen otra posibilidad viven bajo casas a punto de caer y con el silencio de la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León.

Desde las asociaciones de vecinos seguiremos trabajando porque esta situación cambie, porque el derecho a la vivienda sea un derecho constitucional real que signifique tener una vivienda pero digna y con un entorno digno, con sus correspondientes infraestructuras que hagan de unos champiñones lugares donde vivir en comunidad.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: