Alberto orfao original

Un salmantino en Brasil

Alberto Orfao
Blog de Alberto Orfao.

El Internet público, Âżal nivel de los operadores privados?

Vivir fuera de Salamanca te aísla de la ciudad. De los acontecimientos cuotidianos, de las preocupaciones del día a día no es difícil enterarse encontrándose presente; sin embargo, una vez te alejas en distancia, la desconexión es mayor. En el momento en que vivimos, la información está a la orden del día. Podemos enterarnos, en cualquier lugar, de lo que está pasando en el otro punto del planeta al mismo tiempo. Eso sí, la cantidad de información recibida es tal que quedamos sobrecargados y, al final, resulta imposible enterarse de lo realmente importante.

Gracias a Internet es posible seguir en vivo los partidos de la Unión Deportiva Salamanca o del Perfumerías Avenida, hacerse con unos billetes para volver a casa desde el sofá, comprar unas entradas para un concierto, o, incluso, hablar en tiempo real con el alcalde a través de Twitter. Todo parecen beneficios, muchas empresas han utilizado algunas de las herramientas que la red ofrece para expandirse e incluso otras han nacido a su amparo, como el caso del Rincón del Vago.

Pero no todo puede ser bueno. Problemas de seguridad, protección de datos, robos de identidad o incluso directamente del banco. La nueva tendencia es el robo de datos del móvil. Unas cuantas actrices hollywoodienses ya se han visto afectadas, como los conocidos casos de la semana pasada de Scarlett Johansson o Mila Kunis. Y es que, por momentos, llega a cundir el pánico con grupos como el de Anonymous que obtienen datos clasificados o paralizan la actividad de páginas web institucionales.

A pesar de todo esto, parece que no podemos vivir sin Internet hoy en día. Incluso este medio que a mí me permite expresar esta opinión no podría existir de no ser por la red. A estas alturas no es complicado gozar de acceso a Internet, ni siquiera a través del móvil, pero sigue habiendo personas que no pueden permitírselo. Para ello, algunas iniciativas de diferentes ayuntamientos han permitido la creación de redes gratuitas de Wi-Fi en zonas públicas de gran afluencia. En Salamanca existe una de estas iniciativas, en zonas como la Plaza Mayor, la Alamedilla, Anaya o la Plaza de los Bandos.

El jueves pasado, una sentencia de la Audiencia Nacional certificaba que los organismos públicos que ofrezcan este servicio deben estar sometidos a las mismas condiciones que los operadores privados. Todo ello al mismo tiempo que ratificaba la multa de 300.000 euros impuesta al Ayuntamiento de Málaga por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones por no comunicar al organismo regulador su intención de prestar este servicio.

Y es que las redes Wi-Fi públicas no pueden superar los 256 kilobytes por segundo, una velocidad totalmente obsoleta, más aún comparada con las velocidades que ofrecen los operadores privados en la actualidad, en torno a los 10 Megabytes por segundo (una velocidad 40 veces superior).

Una vez dicho esto, yo me pregunto: ÂżEs correcto frenar la disponibilidad de Internet para todos los ciudadanos?; sobretodo tras la declaración como derecho universal del derecho al acceso a Internet. Y, lo que es más importante, Âżpor qué un servicio público no debe poder estar a la altura de un servicio privado? Mientras tanto, esperemos que cambie esta situación y que Internet siga siendo un espacio libre, neutral y para todos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: