Alberto orfao original

Un salmantino en Brasil

Alberto Orfao
Blog de Alberto Orfao.

De un Papa argentino en Brasil

De la misma forma que el fútbol volvió a su estado natural y a las jornadas iniciales de un nuevo campeonato brasileño, el Papa volvió a sus aposentos del Vaticano. Para quien no haya estado presente en alguna de las ciudades en que se han celebrado a lo largo de los últimos años las Jornadas Mundiales de la Juventud puede parecer difícil de entender, pero ha vuelto la calma a Río de Janeiro y sus alrededores.

Qué demonios está pasando en Brasil

Todo estaba preparado, con correrías de última hora y algunos detalles sin terminar en varios de los estadios brasileños que albergarán los partidos de la Copa Confederaciones, para que el fútbol comenzase. Dilma Rousseff no se perdió la foto y acudió al palco del nuevo estadio Mané Garrincha de Brasilia. Sin embargo, en cuanto Blatter pronunciaba el nombre de la presidenta brasileña un gran silbido comenzó a arruinar las presentaciones. Brasil despertaba.

Viajando por Brasil I

De vuelta a la rutina en un año que está siendo de todo menos normal uno mira hacia atrás y hacia las nuevas experiencias que ha vivido. Aprovechando el receso de mitad de año, un poco tardío debido a las consecuencias de una huelga tal vez demasiado extendida, hemos viajado. Brasil no es un país pequeño precisamente y, si en un territorio particularmente pequeño como es España nos encontramos un amplio conjunto de pluralidades imagínense lo que podemos ver por aquí.

¿Un futuro a costa de la historia?

La Navidad ya queda atrás y el verano se deja sentir ya en las calles de Brasil. A pesar de las fuertes lluvias, que pocos recuerdan con tal fuerza y cantidad en los últimos años, hay un espíritu que, casi imperceptible, se hace un hueco en los oídos de quienes aquí se encuentran.

¿Un futuro a costa de la historia?

La Navidad ya queda atrás y el verano se deja sentir ya en las calles de Brasil. A pesar de las fuertes lluvias, que pocos recuerdan con tal fuerza y cantidad en los últimos años, hay un espíritu que, casi imperceptible, se hace un hueco en los oídos de quienes aquí se encuentran. Como el sonido de las cigarras a últimas horas de la tarde, el carnaval comienza a aparecer en las mentes de los brasileños como un hecho esperado e inevitable.

Viviendo en una burbuja

En Brasil da la sensación de que todo va bien. Los que ya eran ricos ahora, con más dinero aún, son adorados por las masas. A los que les iba bien, ahora les va muy bien. Aquellos que se mataban trabajando, comienzan a ver sus recompensas y a hacer grandes viajes por vacaciones. Incluso muchos que se consideraban pobres ahora disfrutan de un trabajo fijo, una casa, una hipoteca y televisión por cable.

Universidad y Universidade

Las clases ya han vuelto a la normalidad en las universidades federales brasileñas. En realidad volvieron hace aproximadamente un mes, aunque para aquellos que veníamos de intercambio hemos tenido que esperar hasta mediados de noviembre. ¿Creéis que la universidad es muy distinta a la española? Pues, probablemente, estéis equivocados. Es todo mucho más parecido que lo que podemos imaginarnos.

Música al Vivo

La música es algo que caracteriza a Brasil, eso está claro. O al menos es algo que, en nuestro imaginario brasileño, el que nos venden los documentales, las agencias de viajes y los programas de españoles por el mundo, es cierto. Y, sin duda, la mayoría de brasileños no podría vivir sin música. En este país, la música está por encima de muchas otras cosas pero, sobretodo, es un aditivo más de cualquier situación cotidiana.

Escuchando a Latinoamérica

La presidenta Dilma está de visita en España. No sé qué tal le habrá sentado al gobierno brasileño que el gobierno de España no cuente con brasileños que compren pisos en España para conseguir un permiso de residencia, pero al fin y al cabo está allí con motivo de una cumbre iberoamericana más. ¡Ah, que tiempos aquellos en que se celebró en nuestra querida Salamanca!

Ciudades no aptas para personas

Al fin parece que los días de vacaciones se terminan. Sé que a muchos os parecerá extraño esto de terminar las vacaciones de verano en noviembre, que en realidad serían vacaciones de invierno al estar a este lado del globo, en Brasil... Bueno, es complicado.