Antoniocasassilueta copia original

Tras los Cristales

Antonio Casas
@casassimon

¿Y si voy en bici?

Rápida, sana, barata y muy agradable, la bici es el medio de transporte idóneo para una ciudad como Palencia. Pero antes es necesario concienciar y ejecutar políticas que hagan de este medio algo seguro y eficaz. 

Hace poco encontré una bici que utilizaba mi tío para pasear por el pueblo. Una bici de los 80, muy ´vintage’, Una G.A.C. azul que me recordó a cuando yo era pequeño. Pues resulta que está en buen estado, y salvo engrasar la cadena, limpiarla un poco y poner a punto los frenos y unas cubiertas nuevas, se puede usar casi con total normalidad. Ahora que ya vivo en la capital palentina, me planteé rápidamente el usar la bici para moverme por aquí. 

 

El uso de la bici para desplazarse por la ciudad es una práctica que solo tiene ventajas. Es barato, limpio, sano, produce menos ruidos y es más rápido, un 10% más en cualquier trayecto urbano. Además Palencia resulta perfecta para ello, porque no hay grandes cuestas, no hace falta ser Alberto Contador para desplazarse desde La Carcavilla hasta La Yutera. En pocos minutos te puedes plantar de un extremo a otro de la ciudad. Creo que en eso estamos todos de acuerdo, entonces ¿por qué no usamos más la bici?

 

Esta pregunta tiene fáciles respuestas y voy a enumerar las que, a mi juicio, son las causas más importantes de que no usemos la bici:

 

  1. No existe una conciencia de respeto a los ciclistas. Seguimos pensando que la ciudad es para los coches y por eso no hay ni paciencia ni respeto a quienes van en bici. Se les considera estorbos.
  2. Debemos tener la certeza de que con la bici nos podemos mover de un lugar a otro sin problemas, que podemos llegar a cualquier punto de la ciudad. El carril bici no siempre es necesario, salvo en las avenidas, porque la calle, por donde van los coches, el centro de la calzada, es el sitio natural para que vayan las bicis y no obligarlas a circular por la derecha. La falta de seguridad hace que no creamos, en general, que podemos movernos con tranquilidad.
  3. Es necesario fomentar el respeto a las bicis, respetar su prioridad y considerarla como un medio de transporte más, no solo un divertimento de fin de semana.
  4. La inseguridad que produce aparcar la bici en la calle. Ahora la gente tiene la intuición de que una vez aparcada a la vuelta solo encontrará el cuadro. Tanto las bicis como los aparcamientos (numerosos y en sitios estratégicos) deben estar preparados para que la dejemos con seguridad. Además, sería conveniente tener un control sobre las bicis que circulan por la ciudad.

 

Son solo algunas de las causas por las que no vamos más en bici. Hay pioneros, valientes, que en ocasiones son objeto de las iras de los conductores ante la incomprensión y la falta de respeto a quien se desplaza en bici.

 

Algunas de las iniciativas tomadas por distintas administraciones recientemente no ayudan demasiado, como la absurda obligación de llevar casco en la ciudad (que afortunadamente se retiró), o la prohibición de andar en bici por calles peatonales. Sancionemos la velocidad alta con la bici por las calles peatonales, no el desplazamiento cívico y mesurado.

 

Queda mucho por hacer, y es necesario en esta ciudad un verdadero plan de movilidad que introduzca a las bicis como protagonistas de estos desplazamientos por la capital.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: