Antoniocasassilueta copia original

Tras los Cristales

Antonio Casas
@casassimon

La salida

Decía el escritor británico Andrew Lang (autor de cuentos de hadas) que la estadística es utilizada por un mal pronosticador como un borracho utiliza las farolas: para apoyarse y no para iluminarse.

¿Cuándo saldremos de la crisis? Desde luego no cuando lo diga el gobierno, este gobierno. Para empezar porque, seguramente, la salida de la crisis de Montoro, Cospedal o Emilio Botín, no coincidirá en absoluto con, por ejemplo, la de uno de los vecinos del barrio de Gamonal en Burgos que durante los últimos días protestan en las calles ante la indignación que les produce el plan que el equipo de gobierno del Ayuntamiento tiene para esa zona su entorno.

 

Esas dos percepciones de salida de la crisis no coincidirán, porque sus efectos no son los mismos. Pero no es necesario que toda la sociedad sienta o sea sacudida por la crisis de la misma manera para que todo el mundo sea sensible a ella. Se puede ver la crisis desde un punto de vista global o colectivo, que no con el punto de vista estadístico.

 

El escritor británico Andrew Lang (autor de cuentos de hadas) decía que la estadística es utilizada por un mal pronosticador como un borracho utiliza las farolas: para apoyarse y no para iluminarse. Y precisamente eso es lo que hace el gobierno, apoyarse en estadísticas que poco tienen que ver con la economía real.

 

Habremos salido de la crisis, no cuando las cifras macroeconómicas nos digan que lo hemos hecho, si no cuando uno pueda sentir que los que viven a su alrededor tienen ingredientes necesarios para ser felices. En cambio los sueldos son cada vez más bajos, los derechos sociales y laborales se han recortado, los servicios públicos han sido deteriorados y la igualdad de oportunidades se encuentra bajo serio peligro de desaparecer.

 

La brecha se abre cada vez más entre quienes lo tienen todo y quienes tienen serias carencias, y si la estadística dice que esto mejora, será a costa de quienes siempre han tenido más dificultades para ello. Eso no es salir de la crisis, o al menos no es salir de la crisis para todo el mundo. Sabremos que hemos salido de la crisis cuando sintamos que todos vivamos bien, y para eso es necesario, también, que vivan bien los que tenemos alrededor.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: