Paula martin original

Salamanca en blanco y negro

Paula Martín
Blog de Paula Martín

Ay, Cristiano...

Hace un tiempo dejé de tenerle antipatía a Cristiano, siempre me ha parecido un grandísimo jugador, pero como persona me parecía prepotente, egoísta, cínico… Conforme iba conociendo más su faceta personal terminé casi adorándole en el plano futbolístico más, puesto que yo creo que crece cada día más y en el personal también.

No creo que lo que os voy a decir ahora afecte mucho a mi concepto sobre él, pero sí que la ha mermado un poquito. Cristiano jugará frente al Espanyol, partido en el que el Madrid ya no se juega absolutamente nada puesto que la Liga se disputará en el Camp Nou. Todo ello para conseguir la bota de oro. Un título individual. Ay, Cristiano… ¡Con lo bien que ibas! Y esto no sería nada malo si no tuviera que jugar en pocos días la final de la ¡CHAMPIONS!...

 

Ahora bien, yo pienso que por mucho que sean estrellas –y hablo en plural porque con Messi por ejemplo también pasa en el Barça- hay momentos en los que el entrenador debe dar un golpe sobre la mesa y mirar por el interés del equipo antes que por el del jugador, más aun cuando hay riesgo de lesión como en el caso de Cristiano. Parece que les tienen miedo y, repito, por mucho que sean las estrellas, el fútbol es un deporte colectivo y eso nunca se debe olvidar.

 

En resumen, Cristiano debería haber pensado más en el interés colectivo que en el individual y, por tanto, no debería jugar contra el Espanyol.

 

“Hay un cierto grado de satisfacción en tener el valor de admitir los errores propios. No sólo limpia el aire de culpa y actitud defensiva, sino que a menudo ayuda a resolver el problema creado por el error”. Dale Carnegie.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: