Rondando original

¿Rodando?

Borja Campillo

Dubrovnik, una ciudad como sacada de un cuento de hadas

La verdad que nunca me había imaginado ir a Bosnia y menos a trabajar. No rodamos en Croacia a muy pesar mío y tan solo tuvimos unos minutos muy cortos desde lo alto de una colina para ver Dubrovnik. 

Lo primero que te encuentras de frente es una pequeña ciudad (el casco antiguo) en una impresionante bahía rodeada por una muralla como fortaleza. Pero lo más inimaginable es tal vez, que parece que no ha pasado el tiempo por sus muros.

La llegada desde el aeropuerto hasta Medujorge pasa por Dubrovnik y por enseñar el pasaporte tres veces en las diferentes fronteras Croacia-Bosnia, Herzegovina-Croacia y Bosnia Herzegovina de nuevo.

Camino de subida

Una cosa que me ha sorprendido bastante es que (a parte de los miles y miles de Italianos que pululan por aquí) esta gente habla fácil 3 ó 4 idiomas. Ha sido bastante gracioso hoy cuando pidiendo comida y siendo cuatro personas el camarero ha tomado comanda en 4 idiomas diferentes sin problema, croata, inglés, italiano y español.

De camino hemos parado a rodar algunos edificios que aun hoy tienen marcas de guerra, disparos en las fachadas y edificios bastante triturados por las explosiones.

No obstante las vistas que hay por la carretera son alucinantes, desde las bahías hasta las montañas.

Vistas de la localidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Medjugorje es, más que un lugar perdido en las montañas dónde se aparece la virgen, es un fenómeno raro€Ś raro porque desde 1985 (si no recuerdo mal) ha recibido más de 30 millones de peregrinos y es en palabras de Juan Manuel Cotelo, €œUna utopía€ dónde la gente es feliz.

El pueblecito no es nada espectacular; tampoco tiene lujos, aparte de las pensiones que hay para poder alojar a los peregrinos y  algunos restaurantes, pero no más. Lo que sique me sorprendió son las historias de la gente que va allí y le cambia la vida, gente de todo tipo: creyentes, no creyentes, ateos, escépticos, curiosos, drogadictos y gente con dos carreras€Ś el respeto y la ayuda de la gente de allí al igual que la felicidad que reina allá por donde vas es €œalgo€ diferente. 

Mar y montaña

Vimos mucha gente y no era verano€Ś es más, vimos mucha gente y hacia un frio que pelaba. Y a cualquier hora, porque nosotros por razones de trabajo pues rodamos amaneceres atardeceres anocheceres€Ś todo lo que acaba en €Śeres pero la gente allí con un goteo incontable como ríos, nunca paraban de llegar y andar. Tanto es así, que en una de las montade trabajo obviamente pues en mu Tanto es asi, que en una de las montarque nosotros por razones de trabajo obviamente pues en muñas con más rocas y más afiladas que he visto en mi vida, por el camino donde se hace el peregrinaje, las piedras están totalmente desgastadas. Desde nuestro hotel se veía donde empezaba el camino de subida, pero no es un camino como tal ya que no hay tierra son todo rocas pero sin embargo se distinguía claramente por el desgaste como rocas moldeadas.

Dubronik fortaleza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una de las historias que he escuchado estos días es la de un hombre de unos 40 años que ha pasado por dos guerras, que ha tenido problemas con la ley, se enganchó a las drogas ó como el me contó: €œYo ya no tenía venas en los brazos€Ś€. Tuvo que huir de la justicia porque era perseguido por el régimen hasta que llegó a este sitio. Se encontró con personas que ayudaban a chavales con problemas. Tras varios años rehabilitándose, trabajó para ayudar a otros chicos y ahora esta casado curiosamente con una española.

Como está muchas historias más de gente variopinta  que fue a este sitio y cambio su vida.

Sin más pero sin menos se despide un servidor, hasta la semana que viene.

Grabado unos de esos ....ere

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: