Buzo80x111 original

"Rockin' Roca"

Iván Velayos
El Buzo en el Purple (Festival Internacional Purple Weekend 2012)

Todos Esos Extraños Que Viven Junto Al Mar

Nevada3 detail

   Este pasado Sábado 16 de Julio ha tenido lugar en las inmediaciones del recientemente reabierto chiringuito del Soto abulense “Country Soul”, la presentación en directo del primer trabajo del grupo “Nevada”, un e.p. de 8 canciones titulado “Todos Esos Extraños Que Viven Junto Al Mar” que de forma paralela a las fiestas de verano de la ciudad, proporcionó una alternativa sencilla, cómoda y eficaz a las casetas feriales y la programación oficial.

 


   Tanto Jesús Jerónimo como Roberto Vallejo son viejos conocidos de la camarilla habitual de músicos y aficionados de la ciudad, media vida hemos coincidido todos en conciertos, festivales y hemos compartido horas y horas de barra de bar; charlas y música, música y charlas y en especial, charlas sobre música al calor del amor de los Sotanillos. Eran otros tiempos, tan poco tan lejanos, pero las circunstancias en las que nos movíamos aquella generación permitían el irnos encontrando esporádicamente en distintos sitios y estar un poco todos al tanto de lo que hacíamos el resto.


   “Reno”, su grupo de aquellos tiempos, marcó una espectacular diferencia frente al resto al conseguir colarse en el Proyecto Demo de Radio 3, que los permitió tocar en el festival de Benicàssim... ¿en el 2005? Lo pregunto porque yo tampoco lo recuerdo exactamente y no consigo encontrar más datos en la red. Tampoco sé si su actual batería, Berta, formaba parte de Reno en su día.

 

 


   La vida de cualquier grupo de base, de los de andar por casa, de los de verdad, es una carrera de fondo en la que la meta es seguir adelante, continuar, mantener la banda a lo largo del tiempo y es muy raro, si no prácticamente imposible, conseguirlo. La época aquella de las bandas que triunfaban, salían por la tele y conseguían vivir con su música quedó muy atrás, no sé realmente si alguna vez existió. Actualmente el logro y el reto están en la supervivencia del grupo con el paso de los años, conservar la diversión y la dignidad. El triunfo es un mito, tanto o más que la chica de la curva y superados los espejismos de la adolescencia y las fotos con las que forrábamos las carpetas de clase, te queda el amor por la música, el vínculo de amistad que se genera y esa escusa o recurso para volver a quedar con los colegas y pasar un buen rato. No es poco, personalmente prefiero esta situación de sinceridad y modestia a la de las bandas de ínfulas de grandeza y castillos en el aire.


   Reno quedó estancado, murió; sin saber exactamente las razones soy capaz de apostar y no perder que fue a consecuencia del transcurso de la vida, sin más, como nos ha sucedido a todos y como es normal que a todos nos pase; trabajos, cambio de domicilios, parejas, bodas, hijos... y el devenir natural de cualquier persona, porque los roqueros también somos seres humanos, por muy locos que estemos para meternos en semejante berenjenal.

 


   Pero Reno continúa, porque cuando tienes al infecto bicho de la música corroyéndote las entrañas no hay quien lo haga callar; o tocas, o escuchas, o compras música, vas a conciertos y sigues con una afición que es una necesidad, no una decisión personal. Fíjense si Reno continúa, que “Nevada”, es el estado Norteamericano del que Reno, es capital.


   Y así, porque la vida sigue y la necesidad no para, cuando Jesús y Roberto han tenido oportunidad, han renovado su afición, dado rienda suelta a su necesidad de tocar y han vuelto a las tablas con un mini L.P. que es una delicia. “Todos Esos Extraños Que Viven Junto Al Mar” está en las mismas coordenadas de lo que hicieron en su día con Reno, por eso les estoy insistiendo tanto en el tema como en la continuidad que el proyecto tiene; aires a la Velvet Underground, Big Star, The Byrds, Bob Dylan, Neil Young, Tom Petty... que no son más que los antecedentes de una forma de hacer Pop de guitarras, un género por derecho propio, como lo pueda ser el Jazz o el Flamenco y que en España cuenta ya con una amplia tradición en lo que se ha venido a llamar “Indie” o “Indie Pop” y en el caso de Nevada, yo por lo menos si que percibo una clara influencia de los grupos aquellos de lo que vino a llamarse “Sonido San Sebastian”, como La Buena Vida ó Le Mans.

 


   Los sitios comunes no acaban ahí y se podrían remontar desde Buddy Holly hasta nuestros días, desde los Brincos a Francisco Nixon, de Teresa Brewer a The Magic Theatre, de Phil Spector o Jack Nitzsche a The Morning Benders o los Lightning Seeds. La eterna tradición del artesano orfebre que disfruta engarzando acordes y melodías a una letra; sobre la cotidianeidad de los dolores de la rutina diaria y los absurdos a los que nos somete el mundo actual es de lo que nos hablan Nevada, de la intimidad del rincón donde nos miramos el interior para decidir qué vamos a hacer con el mundo que nos rodea. La diferencia más notable con respecto a Reno posiblemente sea que Nevada cantan en castellano.


   El concierto del sábado fue flojo, insuficiente, bastante más y sobre todo después de haber escuchado el disco (e.p. o mini L.P.) que está a un nivel altísimo y en mi humilde opinión, no fueron capaces de defender en la talla y medida de lo que suena en su trabajo de presentación. A parte de un sonido que se quedó a todas luces insuficiente, lo que más destacaba era la falta de un bajista que hubiera conseguido elevar a la sección rítmica a otro nivel, apoyar las melodías vocales y darle a todo el conjunto la fuerza que precisaba la propuesta, de cierto aire lánguido ya de por sí.


   La pizca de energía que habría aportado el bajo, el haber redondeado el sonido con el envoltorio total de la banda..., hubieran hecho que la noche fuera perfecta, porque desde aquí me quito el sombrero ante la iniciativa y el haber generado un espacio al aire libre donde poder disfrutar de la música en la ciudad; el sitio es acogedor, insuperable y cómodo, facilita a familias con hijos el acercarse a la música y es con esta clase de lugares desde los que se puede empezar a pensar en públicos potenciales y escenas locales, en los cimientos de una demanda que pueda llegar a convertir la ciudad en un lugar apetecible para los grupos foráneos y poder, algún día de estos, situar a Ávila dentro de la escena estatal.

 


   Nevada, Terrier, Las Cheerleaders Asesinas, Los Daytonas y si me apuran The Moonstones, son bandas, que aún con el centro de operaciones puesto en Madrid, tienen todas un fuerte vínculo con la ciudad al tiempo que están funcionando a unos niveles de audiencias y repercusión bastante notables, son cosas que se deberían tener su eco local.


   ¿Para cuándo una programación periódica estable a la hora del vermut dirigida al fomento gastronómico?


   Avisados quedan.

 

Comentarios

Sandra 19/07/2016 22:28 #4
Excelente artículo, muy bien documentado, felicitaciones al autor, así da gustó leer.
Sandra 19/07/2016 22:28 #2
Excelente artículo, muy bien documentado, felicitaciones al autor, así da gustó leer.
Buzo 19/07/2016 11:39 #1
El álbum de fotos: https://flic.kr/s/aHskDpDQxu --------- Bandcamp de Nevada: https://nevadabandsite.bandcamp.com/ Un Saludo :)

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: