Buzo80x111 original

"Rockin' Roca"

Iván Velayos
El Buzo en el Purple (Festival Internacional Purple Weekend 2012)

Infierno y cielo desde Madrí

Castizo, peligroso, tóxico y dañino. Sensual. Desde “Madrí” al cielo; cuando salgas de los infiernos de la ciudad que no duerme, de las manifestaciones y los “descuideros”; de los que llegaron y de los que besan el suelo sin opción a sobrevivir. Como si de una metáfora sobre Madrid se tratase, el Ángel Caído del Retiro, trata de escapar de esos demonios que le anclan al terrenal suelo, mientras sueña con el cielo, al que alarga su mano eternamente, en un rictus de amargura y dolor perenne, como su espera. En una visita de dos días, he podido contemplar, en primera persona, como el tópico sobre Madrid, como todos los tópicos, se cumple a rajatabla. Esta historia empieza hace justo una semana:

 

Es relativamente normal que en Ávila, no haya nada; por lo menos, esta semana pasada, no lo había. Personalmente, tengo especial interés en ir sacando lo que sucede en la ciudad; “Tribuna de Ávila”, prefiere los contenidos locales y en “punkexpress.com” y en “punkrock.es”, me gusta ir colando información sobre la actividad abulense e ir granjeando así, un lugar en el mapa y en la música estatal, a la ciudad. También es cierto, que las reseñas y las fotos de grupos foráneos y en otras ciudades, tienen otra proyección y público potencial, una mayor difusión por el interés que suscitan. Esta semana, se me abrió la posibilidad de cubrir dos conciertos en Madrid; el jueves a los fulminantes “Guadalupe de Plata” y el viernes a los incipientes y meteóricos “Jysus”; con miembro abulense en la formación, actuaban dentro de la fiesta-aniversario del programa de radio 3 “Islas de Robinson” y de esta manera, tenía algo de información más o menos “local” que sacar.

 

Perfectamente podría haberme quedado en casa, no tengo obligación ninguna con nadie y lo de moverse a Madrid para dos días es un berenjenal del que cualquiera puede hacerse una idea, pero uno que es así, no pudo resistirse a tirarse de cabeza a la aventura de cabalgar la ingobernable noche madrileña por dos días consecutivos. Lo que no podía imaginarme, es la manera de patearme el alma que ha tenido la experiencia en esta ocasión y lo que se preveía como un cómodo fin de semana, con un día más para presentar los “trabajos”, me ha dejado a las tres y media de la madrugada del martes, hilando la historia a contar, con fotos por hacer el revelado digital todavía pendientes, cinco horas escasas para mandarlo todo y un desasosiego interior que mucho me temo, no va a dejar de sangrar tan fácilmente.

 

Acomodado ya en el piso donde me dieron cuartel, amigos con los que no puedo estar más agradecido, me puse en un salto en la mítica “Sala el Sol”, templo histórico del rock en Madrid, lugar donde la música lleva residiendo y reinando desde el año ’79 del pasado siglo y a la que su programación continuada, le ha llevado a ostentar el premio a la mejor sala de conciertos de la ciudad; lugar imprescindible donde paladear lo mejor de la música del momento y que sin este tipo de espacios, pasaría de largo de la península ibérica. Ineludible y necesaria. La primera sala a la que fui a un concierto en Madrid y mi favorita, sin lugar a dudas, por calidades, de selección musical, sonido y comodidad. Un lujazo y más con lo que iba a caer.

 

Con la cámara en ristre, medidos los “isos” (que pasada de iluminación, por favor!!!!) y emocionado cual amante ante un recuentro inmediato, me topé con un telonero de infarto. “Tumba Swing” es un majadero (es el mejor calificativo que se le puede poner) valenciano, espigado, adrenalítico y cubierto de tatuajes; discípulo del febril “Hasil Adkins”, que tanto veneraran “The Cramps”; deambula, como su maestro, entre un compendio de Blues Rural, árido y lacerante, cantado en castellano, sin más acompañamiento que lo que sus medios motrices puedan otorgarle, que de “One Man Band” se trata el asunto y si él solo se sirve y se basta para ser toda una banda, él solito se merienda a la audiencia con todo tipo de guasas y vaciles, que rematan en algo enorme semejante propuesta. Si bien es cierto, que este tipo de proyectos (One Man Band), han proliferado como la espuma, bien cierto es también, que “Tumba Swing” marca una diferencia importante, tanto por su descaro como por la calidad de unos temas que se regodean en el género para salirse por la tangente con elegancia y crear algo nuevo, único y distinto a todo lo que hay circulando con un corte similar, no es algo gratuito que “Guadalupe de Plata”, siendo ya una banda encumbrada, se lo lleven para abrir sus conciertos. Impresionante.

 

Pero la noche no había hecho nada más que empezar y tras una emocional presentación, a cargo de “Chalie Faber”, el periodista musical y locutor de Radio 3, los tres jienenses de Úbeda, tomaron el escenario sin mediar palabra. Sobrios y sin ningún tipo de extravagancia, comenzaron a prender el carbón que pondría en funcionamiento el alambique encargado de destilar los sabores y emanar los vapores, que sumergirían a la Sala el Sol, en las brumas hipnóticas de su huracanado “Power Blues”. “Blues”; es “blues”, respira “blues”, supura “blues”, palpita “blues”, huele a “blues”... pero no busques en los “Guadalupe de Plata” algo que se asemeje a “Stevie Ray Vaughan”, “Eric Clapton”, “Gary Moore” o ni siquiera a “BB King”. Los de Jaén tiran del blues de la víscera y de la entraña, no del virtuoso y grandilocuente; abrasador y primitivo, nada de academicismos ni sutilezas, no hay una gran sección de viento ni eternos solos exhibicionistas; hay una vena abierta que une con un hilo de sangre a “Skip James” y “Muddy Waters” con el “Punk” más descarnado, sucio y ruidista. Como si de un mantra tántrico se tratase, inducen a un narcótico trance opiáceo que inunda el recinto, transformando a la concurrencia en zombies posesos de un hechizo vudú, en el que suenan los huesos, el peligro se masca, las hembras se desatan y entre desgarrados alaridos, desmenuzan unas letras que enfrentan, cara a cara, a los demonios más perversos del ser humano. Lo del bajo – barreño, con una sola cuerda, de arrancar una moto sierra, no deja indiferente, si no resulta espectacular. “Guadalupe de Plata” son enormes, pero llevan trazas de convertirse en algo titánico, secretos a voces de nuestra piel de toro.

 

Sin entretenerme un segundo, fui rápidamente a dormir, que todavía quedaba mucho por llegar. Pasé el día siguiente entre visitas a Munster Records, tiendas, bares de los escogidos como preferentes para el avituallamiento alimenticio y en un suspiro, era hora de estar en el siguiente “saráo” programado.

 

“Islas de Robinson” es un programa histórico de la Radio estatal, Radio 3, dirigido por “Luis de Benito”, siempre en las catacumbas de la programación y siempre en pie como un faro guía, para la innumerable comunidad de “náufragos”, que encuentran un refugio de calidad, buen gusto y criterio, en la selección con la que se sirve el espacio. La fiesta – aniversario del programa, se celebró en la sala madrileña “Siroco” y empezó con la cantautora argentina “Natalí Castillo”; amores floridos y positivismo colorista folk; lo que podría haber sido un infumable advenimiento hippie, resultó una eficaz y competente demostración de oficio. Preciosa mujer, “Natalí Castillo”, arropada por un contrabajo y un guitarrista más, a parte de ella, realizó una poderosa actuación repleta de talento y sapiencia, a pesar de la juventud que posee, mucho trabajo y constancia, se dejaba entrever, alrededor de unas canciones de irreprochable factura. Talento y mimo en un trabajo ofrecido con una soltura apabullante sobre el escenario. Un artista con todas las letras a la que se puede augurar una brillante carrera. Continuó la fiesta con “SonlosGrillos”, pop folk preciosista, presentando su segundo trabajo, editado hace un mes; que si sobre el papel y en los créditos, consta de dos únicos miembros, Marta Rodríguez a la voz solista y Mauricio Mora a la guitarra, en directo se hicieron acompañar de una diligente y audaz banda, que incluía bajo, batería y violín; defendiendo su excelente y sugestivo repertorio con una soltura a prueba de bombas, de ejecución magistral y sobrada maestría, en una deliciosa muestra de dulzura y compenetración, para mecer a la audiencia en un suave bálsamo paz. No es que me gusten especialmente estas cosas, pero lo bien hecho bien parece y “SonlosGrillos”, ganaron la partida por goleada. Como cierre final de la fiesta, tocaba una de folk, que de folk iba la cuestión, pero ahora tocaba el folk eléctrico e intenso de “Jysus”. Con el guitarrista abulense “David Rubin” en la formación, el cruce entre psychedelia, rock y folk de reminiscencias 60’s de su propuesta, levantó del sosiego al público reunido, ofreciendo una sublime actuación que comenzó con un pequeño homenaje al recientemente fallecido “Kevin Ayers”. “Jysus” desgranaron un poderoso repertorio propio, de canciones enormes, en un entendimiento y concordancia grupal, que hace entender la rapidez con la que esta banda ha contado con el apoyo de “folc records”, para editarlos su disco de debut y porque son la banda del momento, en el circuito hispano de locales de conciertos de toda la geografía. Energéticos y vigorizantes, sin perder frescura y armonía, en una convincente y rotunda demostración de banda en plena forma, de meticulosas voces y arreglos, con el timón puesto hacia la canción perfecta. Gran banda con un gran recorrido por delante, no se comprende que no hayan tocado todavía en Ávila.

 

Mi noche continuó por los sitios en los que planté raíces en el barrio de Malasaña, reencuentros entrañables y la gran tristeza de ver, como la dureza de la inercia que marca el barrio, estaba pasando factura cruel, a personas con las que me une un gran aprecio y amistad. No todos están mal, ni todo está perdido, pero una sensación extraña me invadió y me mantiene alerta sobre cualquier noticia que me pueda llegar; las derrotas como las victorias de la gente con la que creaste un vínculo de aprecio, son, de alguna manera, las victorias y las derrotas de todos. Del cielo al infierno y vuelta a empezar, todo convive y se mezcla en la noche del gran monstruo madrileño y lo que nos quedará por ver.

 

Cuidaros, ser felices, pedir ayuda cuando haga falta y dejaros ayudar cuando toque. No dejéis de ir a los conciertos.

 

GALERÍAS FOTOGRÁFICAS

Tumba Swing:
https://www.facebook.com/media/set/?set=a.583172221712251.145029.100000584364480&type=1&l=22f9b5a68a

Guadalupe de Plata:
https://www.facebook.com/media/set/?set=a.583401941689279.145067.100000584364480&type=1&l=d274d9c4dc

Natalí Castillo:
https://www.facebook.com/media/set/?set=a.583521765010630.145087.100000584364480&type=1&l=834f14c949

SonlosGrillos:
https://www.facebook.com/media/set/?set=a.583522455010561.145088.100000584364480&type=1&l=a51eca77a7

Jysus:
https://www.facebook.com/media/set/?set=a.583524555010351.145091.100000584364480&type=1&l=8a354aa499

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: