Antonio ferreras color original

Revolución digital

Antonio Ferreras
En esta década el mundo va a cambiar más que en los doscientos años anteriores

Pebble

Triogroup04 detail

Ya está en el mercado el reloj inteligente que se conecta al iPhone. Además de ver la hora nos avisará de las llamadas entrantes, mensajes y redes sociales. Estaremos permanentemente conectados... aún más.

Pebble significa "guijarro" en inglés, aunque quizás lo conozcamos más porque es el nombre de la hija del entrañable Pedro Picapiedra. Es el nombre que le han puesto al reloj que se conecta por Bluetooth a nuestro teléfono, siempre que éste sea un iPhone o Android (a partir de la versión 2.3.). La pantalla es de tinta electrónica, lo que alarga notablemente la duración de la batería hasta unos teóricos (está por ver) siete días; la pantalla útiles de 144x169 píxeles. Vibra y posee un acelerómetro, para detectar movimientos, con lo que previsiblemente tmabién podremos controlarlo en el futuro mediante gestos. No es el primer reloj de este tipo que sale al mercado, pues ya hay otros como el iWatch o el de Sony, pero tuvo mucha repercusión cuando buscaron financiación y se esperaba su lanzamiento.

 

Sale en tres colores, blanco, negro y rojo, de tal manera que no parezca que estamos uniformados con el teléfono. Evidentemente, si llevamos un reloj de estos lo de menos es ver la hora. Su funcionalidad es, no nos engañemos, una pantalla adicional de nuestro teléfono móvil, al que se conecta de manera inalambrica. Pero algunas veces no cabe duda que puede ser muy útil poder disponer de la funcionalidad del móvil sin tener que tenerlo de la mano, o incluso sin que nuestros compañeros de conversación piensen que no les estamos haciendo caso. Podremos leer los Wahtsup, enterarnos de las actualizaciones del Facebook o ver quién nos llama con un discreto giro de muñeca. La propia empresa nos indica otras situaciones dónde un teléfono de éstos puede ser muy útil, por ejemplo, en el deporte, corriendo, montando en bici o jugando al golf, podemos utilizar el GPS y acelerómetro de nuestro teléfono y medir tiempos, velocidades y distancias, e incluso controlar la música sin sacar el teléfono.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al ser electrónico, está claro que podremos poner el dibujito que queramos en la pantalla, y parece claro que lo normal será poner la forma de un reloj para que nos de la hor a(el peso de la tradición...). Por otro lado es de esperar un boom de futuras aplicaciones nuevas, pues el desarrollo software es relativamente sencillo. La expectación es tan grande que los fabricantes que no comercializan este tipo de dispositivos todavía (Apple, Samsung...) se han dado prisa a anunciar el suyo.

 

 

Y todo esto puede ser nuestro por 150 míseros dólares, desde la propia página de la compañía. ¿no es maravilloso el tiempo que nos ha tocado vivir?

 

Antonio Ferreras

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: