Antonio ferreras color original

Revolución digital

Antonio Ferreras
En esta década el mundo va a cambiar más que en los doscientos años anteriores

Gran Hermano 2015

Big brother 1  detail

Privacidad, el gran problema de Internet. Acordaros: todo lo que se hace en Internet queda registrado; para siempre, para todos. Imposible de borrar.

Uno de los problemas más graves de Interent es su completa falta de privacidad. Es realmente alarmante la poca conciencia de lo que realmente sucede en Internet. Los usuarios de las redes sociales ponen cantidad de información privada (incluyendo direcciones y fotografías) a disposición de casi cualquiera que quiera verla. Quizás uno ponga mucho cuidado en ver a quien "hace amigo" y con quien comparte sus cosas, pero luego da accesos a empresas y aplicaciones que piden "acceder" a su cuenta. ¿Os suena el mensajito "La aplicacion XXX solicita tener acceso a XXX de su cuenta de Facebook"? Pues probad a acceder aquí, y acceder dando los permisos de Facebook; es un ejemplo que pone los pelos de punta.

 

 

 

 

De acuerdo: se puede configurar; ya, pero ni un ingeniero es capaz de llegar a entender semejantes opciones. Además te lo cuenta en los "términos y condiciones". Pero ¿alguna vez alguien se ha leído eso?. Muchas empresas están haciendo uso más o menos legítimo de los datos que tienen de nosotros. De hecho, se dice que si se ha pagado tanto por Whatsapp es porque tienen mucha información nuestra: nuestros números de teléfono, nuestra red de contactos y la intensidad de la relación, fotos, por dónde andamos, incluso a poco que examinen las conversaciones (las tienen todas) sabrán sobre todo el resto de lo que quieran sobre nosotros (escalofriante). ¿Es legal? Fácil, leéte los "términos y condiciones" y verá que probablemente lo sea.

 

 

 

 

Y otro tema relacionado con el anterior es que todo lo que se hace en Internet queda registrado. No es lo mismo hacer un chiste racista en el bar que por twitter (y si no que se lo digan al concejal de cultara de Madrid más breve de la historia). Muchas de las cosas que decimos son falta o delito (amenzas, injurias y calumnias), y muchas veces no somos conscientes de ello o no lo daos importancia. Por ejemplo, en un calentón de una noche loca salen las palabras "¡te voy a matar!"; al cabo de unas horas se olvida y sólo nos queda la resaca. Lo mismo lo haces por twitter y es fácil que acabaes condenado por un juez... ¡Cuidadín con lo que escribís! Especialmente si no sabeis de leyes.

 

 

Antonio Ferreras - Telefónica I+D

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: