Antonio ferreras color original

Revolución digital

Antonio Ferreras
En esta década el mundo va a cambiar más que en los doscientos años anteriores

Datos, datos, datos...

Cada dos días de 2013 se produce más información de la que la humanidad pudo crear desde el amanecer de los tiempos hasta el año 2003 ¿qué pasa? ¿es que ahora hacemos más cosas? No, es el fenómeno del Big Data, que tiene revolucionada a la comunidad científica, y cuya influencia notaremos en esta sociedad hipertecnológica que nos ha tocado vivir.

5 exabytes

 

Esa es la cantidad de información que produce la humanidad cada dos días. Y un exabyte son 1 millón de terabytes, o 1.000 millones de gigabytes. Y respondiendo a la pregunta del principio, no es que pasen más cosas, sino que ahora se mide más. Cámaras de fotografía y vídeo se extienden por doquier hasta el punto de que es casi imposible de que pase algo sin que quede registrado gráficamente; nuestro móviles inteligentes tracean nuestros movimientos y los de nuestros coches, Internet es el nuevo Gran Hermano que graba para la posteridad cada una de nuestra interacciones (¿pero Internet no nos iba a hacer libres?). Nuestro mundo se llena de sensores que registran todo tipo de variables: consumos, humedades, posiciones, temperaturas. Cualquier interacción humana se documenta, digitaliza y almacena. Y, como siempre se ha dicho, la información es poder.

 

 

Una ciencia compleja...

 

Pero ahí está el problema: en convertir esa cantidad de datos en información, en conocimiento que nos permita a tomar mejores decisiones. Hay tantos datos que ya no sabemos que hacer con ellos. El primer problema es el almacenamiento, ya que las bases de datos tradicionales no son capaces de guardar de forma coherente este mar de datos. Más tarde hay que tratarlos, resumirlos, sacar información. Son tantos datos que ni los ordenadores actuales pueden utilizando las reglas de las matemáticas clásicas. Se necesitan nuevos modelos matemáticos que, con la clásica estrategia de dividir para vencer, clasifican los datos para tratarlos por separado y luego ir juntando los resultados obtenidos. Y aquí no acaba la historia, incluso las conclusiones son tantas que hay que separar el grano de la paja, que sólo lo pueden hacer quienes sean expertos en corportamiento humano, en economía, en marketing o en cualquier otra ciencia en que queramos aplicar este conocimiento.

 

... con un futuro extraordinario

 

Los expertos vaticinan que una de las profesiones con más futuro del mañana será los expertos en datos, los data scientifics o científicos de datos, capaces de predecir en qué lugar de la ciudad se van a producir delitos, de catalogar la miriada de estrellas, de acertar los movimientos de precios de acciones y productos en los mercados internacionales. Para hacerse una idea recomiendo ver el documental adjunto de la BBC. El cientíco de datos es una alternativa de estudio a arquitectura, magisterio o periodismo, aunque todavía no haya ninguna facultad donde den el título. Aunque si estudiamos matemáticas o informática ya estaremos muy alineados.

 

 

Antonio Ferreras

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: