Ebueno 80x111 original

Retratos de mujeres

Ester Bueno

El saber os hará libres

Hoy, 11 de octubre, se celebra el día internacional de la niña, una efeméride instaurada el  19 de diciembre de 2011 por la Asamblea General de las Naciones Unidas para reconocer los derechos  y los desafíos excepcionales que afrontan las niñas de todo el planeta.

 

En nuestro país, la Alhambra de Granada se iluminará simbólicamente de rosa, como también lo harán el Empire State Building de Nueva York o las Cataratas del Niágara en Canadá. Una iniciativa que va a poner el acento y el punto de mira en las situaciones que atraviesan las niñas de muchos países del mundo por el hecho de haber nacido mujeres.

 

Según la Organización de Naciones Unidas “las niña suelen ser objeto de la discriminación desde las primeras etapas de su vida, a lo largo de la infancia hasta cuando llega a la edad adulta. Su situación de inferioridad se refleja en la negación de sus derechos y necesidades fundamentales y en actitudes y prácticas tan dañinas como la preferencia de los hijos varones, el matrimonio precoz, la mutilación genital, el abuso doméstico, el incesto, la explotación sexual, la discriminación, una menor cantidad de alimentos y un menor acceso a la educación”.

 

Y precisamente la educación es el tema sobre el que girará el día de la niña en este año 2013, porque 31 millones de niñas en edad escolar primaria siguen sin acudir a la escuela. “Incluso cuando las niñas van a la escuela, tienen que superar importantes obstáculos que dificultan su asistencia y su aprendizaje continuos. La innovación para la educación de las niñas tiene el poder de cambiar esta situación” dice la ONU.

 

En muchas sociedades el hecho de ser niña condiciona de forma extrema las posibilidades de formación y los promedios de asistencia a la escuela en muy inferior a la de los varones. Porque las familias hacen que las niñas  asuman desde muy pequeñas una carga de trabajo excepcional, porque se les obliga a casarse cuando aún no han dejado de crecer y porque comienzan a ser madres a una edad muy temprana.

 

Los organismos internacionales insisten en que “cuando se impide que una niña asista a la escuela o cuando el cansancio derivado de la carga de trabajo que tiene en su casa le impide prestar atención a la clase, se le está negando su derecho a la educación. Cuando una niña lleva el peso de las responsabilidades en las tareas del hogar mientras su hermano estudia, juega o se dedica a sus intereses o pasatiempos, se la está discriminando”. Pero la realidad es que queda mucho por hacer, muchísimo por hacer.

 

El acceso a la educación es la forma mejor de libertad, porque desde el conocimiento se puede elegir, discernir, planificar y tener una visión global de la propia situación y de la del entorno. Solo saber leer es ya una forma de libertad incalculable.

 

Las sociedades cuyas mujeres son libres y formadas son sociedades más avanzadas, más igualitarias y con mayores niveles de bienestar. La Asociación Josefina Aldecoa se une hoy a un día de los más importantes que podemos celebrar, porque el saber nos hace libres.

 

Ester Bueno es Presidenta de la Asociación de Mujeres Josefina Aldecoa.

Comentarios

Enrique 11/10/2013 10:28 #1
Muy oportuno tu texto, Ester, como siempre. En este sentido, introduzco el enlace a la intervención de Malala Yousafzai en la ONU: http://www.youtube.com/watch?v=_NRnhGvH-Hw

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: