Gisele touceda original

Renglones torcidos

Gisele Touceda

Vivir y ver: Perspectivas de la realidad

706 detail

Esta semana el programa “En Tierra Hostil” muestra una incómoda realidad de los españoles ilegales en Brasil. El asunto de la inmigración es y será siempre un tema de debate que hace explorar de la sociedad lo peor de sus vulgaridades humanas.

Desde hace un tiempo la crueldad, exageración y morbosidad de estos programas de televisión están en boca de todos sirviendo de estimulo al debate y la conciencia, porque aunque dudo acerca de cuáles son la finalidad de estos o de cuan real es lo que muestran, lo que es indiscutible es que las verdades se palpan y se saben, solo que a veces decidimos ignorar y otras veces no (generalmente cuando nos toca de cerca).

 

La realidad del fenómeno de inmigración de los jóvenes cualificados es muestra inherente de la incapacidad de los gobiernos para crear políticas que incentiven la contratación de estos en su país de origen. Sin embargo, evadiendo temas políticos, el hecho de que nuestros jóvenes tengan que irse a buscar trabajo a otros países, trae consigo un debate cuya dicotomía va, desde el comportamiento con los que emigraron y que aún lo siguen intentando cruzando mares y atravesando vallas a España, y por otro lado, el comportamiento de los países que reciben a nuestros capacitados jóvenes.

 

Desde luego las perspectivas cambian de un lado a otro, he tenido la suerte/desgracia de ser una inmigrante, y a partir de esa mi condición, la perspectiva que pueda tener hoy es cuanto menos argumentada. Lo que es evidente es que ambos países, España en el momento del boom de la construcción y Brasil poco antes del inicio del mundial de futbol del 2014, estimularon al mercado laboral internacional para aventurarse en la decisión de emigrar en busca de oportunidades negadas en sus respectivos países por Gobiernos incapaces de proveerles de un mercado laboral nacional eficiente. Esas llamadas de España y Brasil son caminos de esperanza para muchas familias y jóvenes que no dudan en partir, pues no hay nada que perder, eso forma parte de la historia que siempre vio inmigrantes, desplazados y desesperados llamados por la prosperidad en otras tierras lejanas. Surgen así esas nuevas conciencias, ese “ver un poco de mundo”.

 

Los españoles que emigran a Brasil, se encuentran con una realidad totalmente diferente que cambia su visión de sociedad, comunidad y nación. Se encuentran con barreras legales y sienten ese impotente sentimiento de no ser simplemente un humano sino ciudadano propiedad de su naturalidad, y no propiedad de su naturaleza. Pero siguen ahí, se adaptan a la realidad y la terminan asumiendo como normal, la necesidad manda.

 

Y cuando la necesidad manda miramos de otra manera, otra perspectiva surge desmoronando todos nuestros pensamientos, creencias y posturas inculcadas y poco objetivas. Y parece aflorar la empatía, esa sensación de ponerse en la situación del otro, y ver que otras vidas existen, otras realidades ignoradas por mucho tiempo en nuestro confort cerebral se hacen latentes pidiendo con fuerza que no sean más ignoradas, que sean entendidas y que sean difundidas. Españoles ilegales en Brasil, un capítulo más de esta historia de la humanidad, donde el simple hecho de nacer de un lado u otro de las fronteras determinan nuestra suerte en el mundo, nuestras oportunidades y nuestra mísera o rica vida …

 

Ojala esta perspectiva nos incentive a aflorar la empatía en nuestra conciencia no solo cuando nos toque de cerca, sentir el dolor humano y la injusticia social sin ignorar, sin fronteras, sin apegos, sin etiquetas, sin preconceptos ni prejuicios, y tomar responsabilidades al respecto, iniciando un camino consiente y que no ignore a los injustamente apartados del buen vivir o del simplemente derecho a vivir. Ojala que esta perspectiva no nos estimule a conformarnos con nuestra privilegiada realidad, si eso es lo que se pretende con estos programas.  

Comentarios

Alfonso 21/03/2015 19:31 #9
Pues ya tengo ganas de leerlo. Muchas gracias a usted y no se canse de escribir, por mucho que piense que no tiene que contar o no le resulte clarividente lo que cuente. A veces es cuestión del receptor que está al otro lado.
Gisele 21/03/2015 19:15 #8
Querido Alfonso muchas gracias por tus palabras es un honor para mi leerlas, a veces dejo de publicar porque siento que no tengo mucho que contar o por miedo a no ser clara. Y a usted Carlos gracias por sus disculpas, son sinceramente aceptadas, no pretendo que piense igual que yo, solo que hablemos todos un poco de lo que pasa, porque es más fácil no ver, no leer, no discutir. Usted a tomado las riendas de un debate con sus experiencias y opiniones, eso demuestra coraje y conciencia de la realidad, y será siempre para mi un placer discutir con usted, siempre que exista el respeto. Usted demostró aún más coraje al rectificar y pedir disculpas, seguirá siendo un placer intercambiar opiniones con usted. Eso si ! sepa que seré siempre una idealista ya que eso es lo que me hace caminar... No puedo ser otra que yo. Alfonso y Carlos, nos vemos en el siguiente post!
Carlos Merino Revuelta 21/03/2015 14:05 #7
Perdona y sigue luchando. Lo que dices me abrió los ojos. Las realidades cambian y España cambia más rápido estoy demasiado lejos y como todas las historias de la emigración son diferentes. Seré abuelo en un par de meses. Eres una gran persona me equivoque. Sigue escribiendo. Aunque no comparta todo lo que dices entendí tu mensaje. Que difícil lo tienen los jóvenes españoles. Ahora entiendo el despoblamiento.solo nos queda el pensamiento no dejes de hacerlo, mis mas humildes disculpas.
Alfonso 21/03/2015 11:29 #6
Soy inmigrante y seguidor de Tribuna. Me encantan los escritos de Gisele y, respetando todas las opiniones, le doy la razón en su argumentario. Lo único que pido es que escriba más. No sé si es por ella o por el diario, pero escribe de tarde en tarde. Un abrazo
Gisele 21/03/2015 01:04 #4
Es precisamente eso Carlos, soy inmigrante al igual que usted, viví el desarraigo de mis padres que tuvieron que venderlo todo lo que una vida les costó tener y marcharse como decíamos en Argentina por aquellas épocas "con una mano delante y la otra detrás" viví y vivo la añoranza de mi familia por su tierra, de la lejanía... Soy nuevamente inmigrante en Inglaterra, tengo 2 títulos de enseñanza técnica, y en pocos meses graduada con el sudor de mi trabajo... Fui emprendedora con 20 años porque créame leo y estudio mucho... Aunque nunca lo suficiente ! pero aprendo y aprendi de mi coraje, de mis riesgos y del valor hacia el trabajo bien hecho. Hoy somos muchos los titulados españoles trabajando en restaurante limpiando platos o con suerte de camarera, soy también compañera de muchas españolas que trabajan limpiando habitaciones en los hoteles ... Viví en Brasil y se lo que es esa realidad . Y solo quería dar mi opinión y la versión mis distintas realidades ...sin ser tachada de ignorante,y creo también que todos debemos respetar no se trata de mi vida, mi trayectoria o mi credibilidad, usted no conoce nada de mi y se atrevió a etiquetarme y juzgarme. Y no solo eso se atrevió a poner palabras en mis letras que jamás dije. Si eso no es ignorancia ¿dígame usted que es? Siento mucho de verdad leer eso, realmente se me hace difícil entender que alguien que podría ser mi padre, como dice usted, critique a una persona que solo quiere expresar sus pensamientos en libertad utilizando mi persona (la cual no tiene idea de quien es) como escusa. Realmente me ha desanimado a seguir escribiendo... Usted ha ganado compañero esta batalla, pero solo la batalla. Seguiré luchando porque creo y actuó todos los días de mi vida por crear un mundo mejor... Utopía o no es mi decisión y mi creencia.
Carlos Merino Revuelta 20/03/2015 15:25 #3
La sin razón otra vez Gisele es la tuya por que te atreves a escribir vivencias de otros y no la realidad del inmigrante. Yo sal de esa ciudad hace ya 30 soy inmigrante y nacionalizado Australiano me costo mucho adaptarme pero con los años al final te haces y acabas queriendo este país tanto como el mio propio. Mis hijos que tendrán tu edad tengo 3 y yo no estoy tan mayor vamos eso creo, tengo 45 me puedes llamar casposo facha lo que quieras, por que no lo soy. Simplemente creo que te deberías informar un poco mas antes de lanzarte con este articulo. Viví en la Victoria mis padres son del norte de Palencia y eso fue otra emigración. No puedes ser ciudadano del mundo eso es imposible y no es más que idealismos. No se puede vivir así. Algún día despertaras de tu letargo y entenderás lo que te digo. seguir aletargados los jóvenes de hoy por lo menos en España. El trabajo debe compensarse solo por el esfuerzo y la mentalidad de Espana esto lo contrario. el sueno es aceros funcionarios. Así esta el país Lo tenéis muy difícil pero con este pensamiento mucho peor todavia. Abre las fronteras si quieres pruébalo y te digo que tendrás que salir nadando de tu tierra. Te lo aseguro. Están los tiempos como para abrir fronteras. Sin saber quien entra en tu país. La realidad no cambia los principios pero si las circunstancias. Espero que no te sientas ofendida esa no fue mi idea. estudia mas escucha mas y vive mas, Si quieres vivencias tendrá que ir a otro país y me cuentas. Yo te puedo escribir un libro igual que mis otros compatriotas. Que un día decidimos probar en otro país. No soy arrogante solo he vivido lo que tu te atreves a decir y ese es el gran fallo hablar sin comprender solo lo idealista y no la realidad que es otra, Hablas por ti pero no por el inmigrante o emigrante. Algunos tuvieron suerte otros por desgracia se quedaron en el camino.
Gisele Touceda 20/03/2015 02:53 #2
De eso se trata tambien querido Carlos, la ignorancia de los jóvenes o la arrogancia de los no-jóvenes. Creo, con todos mis respetos, que debería releer el post, jamás he querido justificar un trato inadecuado hacía los españoles que emigraron, sería para mi un recurso muy fácill. Se trata de precisamente lo contrario ... Se trata de reflexionar sobre La injusticia de las fronteras para TODOS los ciudadanos del mundo, para todos hoy y hace siglos (porque no es diferente y porque la historia tiene memoria). La necesidad hace al humano visible de todas sus debilidades, sin importar los orígenes, es esa sociedad de la que usted habla de la que yo recriminó, esa que ignora las diferentes realidades hasta no verse atrapada en ella, la que a su vez nos vuelve más arrogantes. Sinceramente no me siento una ignorante por considerarme ciudadana del mundo, sinceramente espero que pueda entender mi ignorante planteamiento porque entonces usted podrá enseñarme aquello que no sé y porque entonces yo podré contarle aquello que no vio.
carlos 18/03/2015 02:45 #1
Yo alucino con la sin razón de esta sociedad en la que vivimos y la ignorancia de los jóvenes es latente 100.000 Brasileños entraron, en este país y recibieron más apoyo y mas oportunidades. Que los pocos de cientos de Españoles que entraron, en el siglo XXI en Brasil Claramente no me refiero a los de siglos anteriores. Que es una situación diferente. Comparar la situación de ahora me parece de una ignorancia mas que resañada.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: