Gisele touceda original

Renglones torcidos

Gisele Touceda

Una vez más a la cola de la vanguardia: El canon AEDE

El Congreso aprueba la reforma de la polémica Ley de Propiedad Intelectual y el Canon AEDE, que multará a las páginas web de enlaces.

El Congreso aprueba la reforma de la ya más que polémica Ley de Propiedad Intelectual y el Canon AEDE. En muy resumidas cuentas -que no por resumida es menos importante- lo que pretende el gobierno es endurecer las multas a las páginas web de enlaces y la aplicación del famoso canon AEDE que deberán pagar los agregadores de contenido (Google News, Feedly, Taptu...) a la entidad gestora de derechos de autor, cada vez que se accede por medio de ellos a páginas web de “actualización periódica”.

 

Aun hay que esperar a que se publiquen las enmiendas aprobadas, para saber que cambios ha habido, pero a la vista está que para los que defendemos, porque consumimos, la libertad de información es un un jarro de agua fría.

 

Muchos medios a nivel internacional ya están tachando de locura la llamada “Tasa Google” - ya que esta dirigida específicamente a los agregadores de noticias como Google News – dejando la “Marca España”, nuevamente dañada y a la cola de la vanguardia.

 

Parece mentira, que en estos tiempos propicios para los cambios radicales y en los que Internet parece rodear nuestras vidas, no solo en lo personal, si no también en lo laboral, académico y gubernamental, se planteen medidas “restrictivas” e “anticuadas” que parecen llevarnos en la dirección contraria de la innovación.

 

Si es que todo nos lleva a Internet, todo nos lleva a la red, toda información se mueve, se busca y se procesa en la red, numerosos ejemplos podríamos citar en todos los ámbitos de la actual sociedad empezando por las redes sociales, las cuales se volvieron la herramienta predilecta para comunicarnos entre amigos, familiares y colegas, o las redes profesionales y de ocio... todo se cuece en la red: libremente, gratuitamente, abiertamente y en comunidad.  Pero déjenme ir un poco más allá y demostrarles con hechos, acontecimientos, movimientos y realidades cuan alejados estamos del fenómeno de comunidades de redes abiertas a todos los públicos:  sin cánones, sin restricciones, sin intereses políticos, sin ciudadanos perjudicados, porque en todos estos ejemplos que a continuación voy a citar, ¡en todos!, es el ciudadano el principal beneficiario... cuestiones de evolución y no de involución:

 

-Los “hackatones ciudadanos”  de las ciudades emergentes - eventos que reúnen a desarrolladores informáticos, técnicos municipales, emprendedores, diseñadores y ciudadanos interesados en liberar datos que sirven para crear aplicaciones que contribuyan a mejorar la ciudad.

 

-Los datos abiertos -“openknowledge”- que promueven la transparencia gubernamental, al mismo tiempo que ayudan a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

 

-Los trabajos en red como -“crowdsourcing” - práctica de hacer una llamada más o menos abierta a una comunidad para resolver un problema, mediante una competición o mediante una colaboración.

 

-Ciencia ciudadana  -“citizen sciencie”-  investigaciones científicas llevadas a cabo en su mayoría por científicos, profesionales y gente común que colabora y se compromete promoviendo datos o equipos al mismo tiempo que estos voluntarios “comunes” se benefician adquiriendo conocimientos y habilidades.

 

-Los cursos masivos, abiertos y en línea -“MOOC” que ofrecen innumerables opciones de capacitación online gratuita a la vez que permite formar comunidades de aprendizaje.

 

Podríamos seguir citando fenómenos que visan un futuro de datos abiertos para el uso comunitario y que mayoritariamente están ocurriendo en los llamados países emergentes y en los países en vías de desarrollo... emprender, innovar, avanzar, crecer en comunidad, mejorar, colaborar, cooperar. Es el objetivo y no el medio.

 

Ver que todo esto pasa y que estamos discutiendo en el Congreso de un país desarrollado sobre  restricciones, cánones, multas, propiedad en cuanto al acceso y a la publicación de información en la “Era de la Información”!!!  me deja, desde mi humilde opinión, cuanto menos perpleja.

 

¿Hacia que dirección vamos nosotros? 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: