Juan carlos lopez original

Recetas para educar

Juan Carlos López
Entusiasmo por la educación y por la vida

Los Tics Nerviosos

Un tic es un hábito nervioso, es un problema en el cual una parte del cuerpo se mueve, rápidamente, de repente y sin control. Aunque suelen manifestarse principalmente en la cara pues en ella hay "una gran cantidad de músculos y terminaciones nerviosas". 

Guiñar un ojo, sorberse la nariz, carraspear o  toser son tics que pueden empezar después de un resfriado y persistir mucho tiempo después de la curación. Lo común es que se trate de tics benignos que van desapareciendo.

 

A menudo surgen como reacción a una situación estresante de la vida, o una manifestación de una fobia social o un trastorno de ansiedad social, "caracterizado por un temor a los demás”. A veces se presentan en niños sometidos a fuertes presiones de los padres: por ser muy exigentes, por reprenderles en público o por dedicarse a demasiadas actividades. Si el niño tuviera la capacidad para defenderse, es probable que cediera a esa tensión interior, pero como sus modales reprimen su reacción, al reprimirse manifiestan los tics. Un tic producido por stress desaparece en pocas semanas. Y otras muchas veces son resultado del stress normal que comporta crecer.

 

También se pueden copiar tics de un compañero cuando se es de temperamento nervioso

 

Algunas cosillas sobre los Tics:

 

-          Son transitorios, de hecho se denominan “desorden de Tic transitorio”.

 

-          Son un alivio a la tensión emocional de los niños.

 

-          Aparecen de 6 a 8 años y en la pubertad y tienden a desaparecer en la adolescencia. Muchos tics se resuelven de manera instantánea.

 

-          Se van por si solos, pero pueden empeorar con ansiedad, cansancio y algún medicamento.

 

-          "Una vez que lo desarrollan, su aparición se intensifica si hay estrés. Cuando una persona tiende a tener un tic y tiene que atender a muchas tareas de una gran exigencia se incrementa la probabilidad de que aparezca o reaparezca así como de que aumente la frecuencia de sus tics nerviosos".

 

-          Su desaparición puede tardar desde semanas a meses, y a veces puede ser sustituido por otro.

 

-          Hay una tendencia generalizada a que los tics nerviosos "empeoren" porque, muchas veces, se tiende a dar "más importancia" a estas molestias de lo que de verdad  tiene. Al prestarlas más atención, las activamos más y, eso que nos molestaba, aumenta su frecuencia e intensidad.

 

Soluciones:

 

-          No se debe nunca regañar ni castigar al niño ni intentar corregirlo. Como él no puede dominarlo, la conducta de los padres deberá limitarse a proporcionar una vida más tranquila, haciéndole agradable al vida en la escuela y en sus relaciones extra familiares. Es importante que los padres no transmitan angustia ni dramatismo.

 

-          La solución pasa por ver la causa originaria o que lo mantiene, aunque como hemos dicho muchos evolucionan favorablemente por si solos. Analizar en qué situaciones se intensifica el tic y tratar de evitarlas.

 

-          Ayudarle a que sea consciente de su tic, se puede usar el espejo

 

-          Elogiarle cuando no lo haga.

 

-          Es importante que los padres no presten atención a los tics, hacer “como que no los viesen”, consiguiendo así que con esta medida se atenué.

 

-          También serán de gran ayuda aprender técnicas de relajación, y un buen momento para realizarlas es a la hora de irnos a la cama, dado que los Tics mejoran cuando la persona está tranquila.

 

-          Evitar en la medida de lo posible las situaciones estresantes. Intentar restarles presión, especialmente en los niños muy perfeccionistas. No sobrecargarle con actividades extraescolares, disminuir horarios excesivos, ayudándole en sus tareas escolares.

 

-          Fortalecer su autoestima  para  que pueda hacer frente a las situaciones de stress de la vida y premiar las cosas que hace bien.

 

El castigo por parte de los padres o profesores no lleva a ningún lado, sino que puede conducir a un círculo vicioso difícil de solucionar. Se ha comprobado que cuanta menos importancia se le dé al tic, más pronto desaparecerá, en un periodo que varía entre unos meses y un año. Si el niño pregunta qué puede hacer, los padres deberían tranquilizarle y minimizar el problema.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: