Silueta postigo original

Punto Deportivo

Juan Postigo

Rubi, o cómo causar una buena primera impresión

El joven entrenador catalán transmitió seguridad, confianza y se le vio sincero en su primera aparición como técnico del Real Valladolid, algo fundamental para el éxito en Segunda.

Una vez ya han visto ustedes el título de este post, ya se pueden hacer una idea de cuáles fueron las iniciales vibraciones que, a mí al menos, consiguió transmitir el nuevo entrenador del Real Valladolid, Joan Ferrer Francesc, alias Rubi. Pero les desarrollaré un poco el 'feeling' que me produjo este buen hombre.

 

En primer lugar, Rubi tuvo varias frases impropias de lo que es hoy día un entrenador de fútbol profesional, quizá por su juventud o, como dirían los más ácidos, por su inexperiencia. "Quedar décimos sería un fracaso", "el año pasado hubo contactos para venir a Valladolid, pero no fructificaron y tampoco pasa nada por ello" o "me da igual cómo se haga la plantilla, mientras los jóvenes trabajen y los veteranos tengan ilusión" fueron solo algunas de sus perlas en un tono que, sin duda alguna, transmitía. Y mucho. Sin dudas, sin pelos en la lengua y con seguridad. Las redes sociales fueron prueba de ello.

 

Quienes pudieron escuchar al joven entrenador, se echaron enseguida a Facebook o a Twitter para comentar las primeras palabras de Rubi. En ese momento lo confirmé; no era yo el único que se había llevado a casa una grata impresión.

 

Lo reconozco, siempre he pensado que jugadores y entrenadores de fútbol son muy poco listos a la hora de meterse al público en el bolsillo, ya que es más fácil de lo que parece. Se trata de tener un mínimo manejo de la retórica, ser siempre sincero o al menos ir de cara y, por supuesto, currar como un burro para que medios y afición lo vean y en ese apartado no te puedan echar nada en cara.

 

Rubi, por lo menos tal y como yo pude ver a este hombre en la sala de prensa de Zorrilla, cumplió con creces las dos primeras. Por ahora solo le falta la tercera, la del trabajo... y esa pizca de suerte siempre necesaria para el triunfo, claro.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: