Silueta postigo original

Punto Deportivo

Juan Postigo

Quien no transmite, no asciende, Real Valladolid

El actual Pucela de Rubi queda muy lejos de lo que fueron en su día los equipos de José Luis Mendilibar o Miroslav Djukic.

Cuestión de sensaciones. Una frase que bastante socorrida en esto del mundo del fútbol a la hora de hablar del estado de forma de un equipo. Pues bien, los más optimistas dirán de Real Valladolid que el pasado 7-0 ante el Barcelona B aporta tranquilidad, al menos hasta después de Año Nuevo. Los más negativos, que los puestos de ascenso directo siguen a demasiados puntos. Yo me quedo con otra cosa.

 

¿Recuerdan las sensaciones de aquellos dos últimos ascensos? ¿Verdad que sí? Esa superioridad partido tras partido que transmitía el equipo de José Luis Mendilibar, esa capacidad de trabajo que dejaba patente la plantilla día tras día.

 

Con el de Djukic, la cosa era distinta. Daba gusto ver jugar al Pucela. No había tan buen rollo entre los jugadores, si bien es cierto que también era buenísimo, pero el equipo era campeón y se lo creía, de manera que esto se veía plasmado sobre el campo.

 

Y así llegamos al de hoy, al de Rubi. ¿Usted se lo pasa bien viendo al equipo jugar, más allá de lo visto, precisamente, frente al Barcelona B? ¿No, verdad? Yo tampoco. Es obvio que no todos los ascensos pueden dejar el poso y estas buenas sensaciones de los anteriores regresos a Primera, pero a mí, la verdad, es que el actual Real Valladolid sigue sin transmitirme mucho. Y las sensaciones en el fútbol, a veces, lo son todo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: