Silueta postigo original

Punto Deportivo

Juan Postigo

El rugby por encima de cualquier deporte

El deporte del balón oval, por mucha fachada bruta y bestia que tenga, se trata del más educado, caballeroso y educativo que existe hoy día en Valladolid, le pese a quien le pese.

No hará falta que lo diga muy alto, pero allá va. Me gusta el fútbol. Me gusta por encima de mil y una cosas. Soy fan absoluto, no pierdo ocasión de verlo o de practicarlo, sea en categorías superiores o inferiores, masculino o (en muy menor parte) femenino. Sí, lo digo a los cuatro vientos. Me encanta el deporte rey y no me planteo mi vida sin él.

 

Pero hay algo que me produce dentera. Que lo adore con toda mi alma no me pone una venda en los ojos. Cuando tengo ocasión de acercarme en Valladolid a otros espectáculos como el baloncesto o balonmano, me quedo siempre con la misma cantinela. ¡Cuánto tiene que envidiar el maldito o bendito fútbol a estos dos!, aunque hay otro ejemplo más hiriente, más llamativo en este mundo del deporte.

 

¿Que de qué hablo? Es fácil. El respeto. La educación. Los modales. El juego limpio. Los valores. Todo aquello que siempre se quiere transmitir con la práctica física. Como digo, el fútbol ya tiene mucho que envidiar a baloncesto o balonmano en este sentido, pero ahí está el rugby, el mejor ejemplo por encima de todos. Y miren que tenemos mucho de esto en Valladolid.

 

Puede parecer un ejercicio de borricos, de brutos, de bestias, llámelo como quiera, pero hay un detalle que destaca a ojos vista; lo que pasa en el campo, se queda en el campo. Lejos de los focos, el rugby es capaz de fomentar la amistad y el buen rollismo entre quienes lo practican, por no hablar de que, aunque pueda parecer lo contrario, durante el encuentro el rival sigue siendo un amigo. No hablo ya del árbitro, que casi gana la categoría de Dios. Casi exactamente igual que en el fútbol. ¿O no?

 

¿Y lo de las categorías inferiores? Lo de ver a los más peques de la casa aprendiendo de sus mayores (que también transmiten valores, lejos de lo que suele ser hoy el mediatizado fútbol) es una auténtica gozada. Cierro lanzando un problema al aire del que, por desgracia, no veo solución a corto, medio, ni largo plazo. El fútbol seguirá comiéndose al resto de deportes y dejando en segundo plano estos importantes valores de los que hablo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: