Silueta postigo original

Punto Deportivo

Juan Postigo

El inoportuno movimiento de Juan Ignacio Martínez

Jaime 1228140727 detail

El entrenador del Real Valladolid sorprendió a propios y extraños alineando a Jaime en vez de a Mariño en la portería ante el Rayo Vallecano. ¿Pero realmente era necesario el cambio?

Los aficionados se frotaban los ojos el sábado a media tarde cuando miraban la alineación del Pucela, poco más o menos de una hora antes de que comenzara el partido. En el once inicial, como era previsible, había algún que otro cambio obligado, pero también había uno del todo inesperado. Diego Mariño, sin razón aparente, estrenaba suplencia para dejar su sitio a Jaime.

 

Los comentarios surgían de manera inevitable. ¿Se había lesionado a última hora el joven guardameta? No, porque sí estaba en el banquillo. Solo quedaba la opción de que Juan Ignacio Martínez le dejase fuera por mera decisión técnica.

 

"No le pasa nada a Mariño. Desde hace varias jornadas llevaba con ello en la cabeza y así se lo había transmitido a ellos dos", explicaba el técnico después del partido. "Son decisiones que debe tomar el entrenador con el ánimo de beneficiar al equipo. Diego está haciendo una temporada sensacional pero creía que era el momento de Jaime". Ni un solo motivo real, palpable, para el cambio en cuestión.

 

¿Qué sentido tiene entonces la permuta de un portero que sin duda se trata de una de las revelaciones de la temporada? Un portero que ha salvado y dado puntos, y no uno o dos, precisamente. Aunque estos entresijos de vestuario son difíciles de saber a ciencia cierta, una pelea o un roce entre Mariño y JIM parece improbable, dado el carácter del portero y su juventud. ¿Llevaba pensando en ello varias jornadas? ¿Por qué, si no había cometido ningún error de bulto?

 

La cuestión es que el guardamenta se quedó en el banquillo y fue Jaime el que ocupó su lugar. Y todo hay que decirlo, el ex jugador del Elche firmó una más que aceptable actuación bajo palos con un par de paradas de mérito y no pudo hacer nada en el gol, ¿pero qué necesidad tiene JIM de hacer un cambio así en un partido tan crucial y poner nerviosa a una defensa con una decisión de ese calibre? ¿De verdad eran más los beneficios que los perjuicios?

 

Preguntas y más preguntas sin respuesta, ya que Juan Ignacio no quiso aclarar en demasía el porqué del cambio, y que habrá que ver si se mantiene para los próximos encuentros. Todo apunta a que sí, de manera inexplicable.

 

Por cierto, hablando de los puntos que hasta ahora había salvado Mariño, quédense con el nombre de Jeffren. El venezolano, si bien firmó una actuación discreta en su debut en la titularidad, sí dejó algún detalle y estoy seguro de que dará un par de alegrías a los aficionados del Real Valladolid de aquí a final de temporada. Y tal y como está el percal, vaya usted a saber si serán las que terminen dando la permanencia.

Comentarios

Pucelo 26/03/2014 18:00 #1
No tiene mucho misterio. JIM no está cómodo en este club y sus resultados son pésimos, pero aún así no le echan. Sentar a Mariño es decir claramente que quiere que le echen para cobrar el finiquito del despido. No hay más. JIM quiere ser despedido para cobrar. Punto.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: